Concepto de rufián

La palabra rufián procede etimológicamente del italiano “ruffiano”, derivado del latín “rufianus”, a su vez tomado de “rufus” que designaba al cabello rubio o rojizo, color que era habitual en las prostitutas de la antigüedad romana, que usaban pelucas o se teñían sus cabellos de ese tono; a las que por eso se las llamaba rufianas; denominándose rufián, a su proxeneta.

En la actualidad, un rufián también es un proxeneta, o sea un hombre que lucra con el servicio sexual que brindan las prostitutas, a las que les consigue clientes y supuestamente las protege.

En sentido más amplio, también se le dice rufián a todo malviviente que comete actividades de tipo ilícito o contra las buenas costumbres y la moral pública. Se usa como sinónimo de villano y truhan.

Ejemplos: “Iba por la calle caminando tranquilo, y de repente, un rufián se acercó hasta mí con un arma en la mano, para robarme mis escasas pertenencias”, “No hay peor rufián que aquel que te engaña con una sonrisa” o “Conozco demasiados rufianes para caer tan fácilmente en la trampa que intentaron funcione conmigo”.

Rufianes en ambos sentidos, han existido desde siempre. La página de policiales de los periódicos, contienen diariamente hechos que involucran a rufianes, los que merecen el desprecio de la ciudadanía pues atentan contra la armonía, la paz y la seguridad de la población, y son las fuerzas policiales las encargadas de impedir sus fechorías, o buscarlos y apresarlos, si ya las cometieron.

La Literatura, las series televisivas y el Cine policial, muestran en sus argumentos las andanzas de rufianes, algunos de los cuáles, incluso, gozan de la simpatía de los espectadores. Un caso paradigmático es la serie “La Casa de Papel”, serie de la televisión española, emitida entre mayo y noviembre de 2017, donde los protagonistas, son una banda de rufianes de asaltan la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, desplegando gran ingenio.

Una película, cuyo título es precisamente “El Rufián” es el antiguo film argentino en blanco y negro, que dirigió Daniel Tinayre, estrenado el 7 de septiembre de 1961, que trata sobre un crimen, a causa de un engaño sentimental.
“El rufián dichoso” es una comedia en tres actos, del escritor español Miguel de Cervantes, de principios del siglo XVII, cuyo protagonista es un fraile, que en su juventud había sido un rufián, y luego se arrepintió y comenzó una conversión hacia la santidad.