Concepto de contracultura

Del vocablo inglés “countercultrure” surgió la palabra española contracultura, asociada al conjunto de ideas y prácticas, que se oponen a lo impuesto socialmente por la cultura dominante, que es ejercida según Karl Marx, por quienes poseen el poder económico, que a su vez imponen su poder espiritual.

Los individuos que componen una contracultura, sector que apareció de la mano del modernismo, poseen conductas, etilos de vida, valores, que se oponen con lo que predica la sociedad global. Se expresan a través del arte, la política, la música y la literatura.

Muchas veces son perseguidos y rechazados, aun cuando se manifiesten en forma pacífica y sus ideas sean sanas y elogiables, pues el cambio asusta, especialmente a las personas adultas, y a quienes detentan el poder, posición que sienten amenazada.

Un claro ejemplo de contracultura son los “hippies” que surgieron en la década de 1960, más precisamente en California en 1966, eran jóvenes norteamericanos, que lograron que sus ideas se difundieran por occidente, que practicaban rituales colectivos diferentes a los tradicionales, expresando valores contrarios al individualismo y egoísmo, al consumismo, al Estado, a la autoridad familiar, y predicando otros, como el amor, la libertad sexual, el placer, y la paz; rechazando, por ejemplo, la intervención estadounidense en Vietnam.

El mayo francés fue un movimiento de jóvenes universitarios de izquierda, especialmente parisinos, que, influidos por la contracultura hippie, se manifestaron durante mayo y junio de 1968 para oponerse a la sociedad de consumo, lo que desató una huelga general.

El feminismo puede ser considerado también un movimiento contracultural de nuestro tiempo, que se opone a la cultura machista tradicional, que coloca al hombre en puestos de dominación sobre las mujeres, tanto en la esfera familiar como económica, política y social.

La contracultura nace siendo un grupo reducido que puede ir creciendo con el tiempo, para luego expandirse, reducirse o desaparecer, logrando en algunos casos, ciertos cambios culturales, o al menos, hacen repensar los modelos vigentes.