Concepto de derogar

El verbo derogar se originó en el latín “derogatio” término integrado por el prefijo que indica un movimiento descendente, y por “rogatio” en el sentido de “rogar”. Derogar es, en sentido amplio, la acción por la cual una ley deja de regir o tener vigencia, o sea, deja de aplicarse. En sentido estricto, una norma jurídica se deroga cuando su efecto se pierde de modo parcial, mientras que, si lo es en el todo, se habla más propiamente de abrogar.

La derogación puede estar contenida en el propio texto legal, si éste contempla el plazo en el cual la norma estará vigente, o si desaparecen las causas que motivaron su sanción. Pero también puede derogarse por otra norma posterior, y también por la costumbre, que hace que, en la práctica, la norma válida no sea respetada, sin que ocasione sanciones por el incumplimiento. En la derogación tácita, la nueva disposición normativa, no dice nada con respecto a la anterior, pero su aplicación resulta incompatible con la primera, por lo cual ésta deja de regir. La nueva norma para derogar a la anterior debe tener en la pirámide jurídica igual rango, o mayor que ella.

Las normas jurídicas no son estáticas, sino que deben adecuarse a las nuevas costumbres sociales, para contemplar casos no previstos o modificar disposiciones, como, por ejemplo, la derogación de la Ley Federal de Educación en Argentina, que fue reemplazada en 2006, por la Nueva Ley de Educación que impuso entre otras novedades, la obligatoriedad de la educación secundaria. Otras leyes se derogan porque ya no resultan adecuadas o son muy cuestionadas, como la que estableció en Argentina el “dos por uno”. Fue una ley nacional dictada en el año 1994 bajo el número 24.390, que ordenaba computar como doble el tiempo que el procesado, sin condena, llevara detenido, con lo cual, muchos imputados, una vez condenados, ya habían cumplido la pena impuesta, solo por el retraso de la justicia en dictar sentencia. En 2001, ésta cuestionada ley fue derogada, para los casos posteriores a esa fecha.

La derogación es el acto contrario a la promulgación, que es el acto por el cual se da nacimiento a la norma.