Concepto de fehaciente

Fehaciente, es un vocablo que se derivó del español antiguo. En esta lengua, se formó el adjetivo “fefaciente” palabra integrada por “fe”, del latín “fides”, que significa “lealtad”, y por “faciete” derivada del latín “facere” en el sentido de “hacer”.

Algo fehaciente es aquello que da confianza y credibilidad, pues acredita sin lugar a dudas lo que expone o declara; ya sea porque esto resulta de su propia valía o contenido, o porque así es establecido legalmente.

Ejemplos: “La tecnología actual es un testimonio fehaciente de que la humanidad tiene una enorme capacidad creativa”, “La naturaleza, de modo fehaciente, da muestras que el ser humano la está degradando, y por eso existe el cambio climático” o “La madre dio pruebas fehacientes del amor por su hijo, salvándole la vida a riesgo de la suya”.

En el ámbito del Derecho, se necesitan muchas veces pruebas fehacientes para acreditar hechos, ya sea para conseguir derechos, exonerarse de responsabilidades o culpar a alguien de alguna falta o delito. En general, las pruebas fehacientes se basan en documentos escritos de probada autenticidad, aunque también puede tratarse de señales, objetos, etcétera, que eliminen toda posible duda.

Ejemplos: “Avisé que estaba enfermo por teléfono, pero luego mi jefe me descontó el día de trabajo; y no pude hacer nada, pues para que sea una prueba fehaciente, debí comunicárselo por escrito, a través de un telegrama”, “Al encontrar su ADN en la escena del crimen, y en las uñas de la víctimas, su culpabilidad quedó fehacientemente acreditada”, “Le avisé a mi jefe que renunciaría a mi trabajo en un mes, y le hice firmar la copia de mi escrito, para que quede en mi poder, como fehaciente comprobación de que he cumplido con el preaviso” o “La declaración del testigo, no fue tomada como prueba fehaciente, y el imputado quedó en libertad”.

Cuando una autoridad pública o escribano público, refrendan un documento, se convierte en fidedigno, y es prueba fehaciente, que solo se desvirtúa con un complejo procedimiento de redargución de falsedad.

Una carta cerrada, despachada por correo, puede ser prueba fehaciente de haber sido cursada y recibida, si queda constancia de su envío y recepción en la oficina de correos, pero no hace prueba fehaciente de su contenido, por lo que, es preciso para notificar de modo fehaciente, que se mande un telegrama o carta documento.

Con el progreso de las comunicaciones, se han incorporado como medios fehacientes al SMS y a los emails certificados. El fax no lo es, ya que se puede certificar el envío, pero no la recepción. Tampoco lo es el WhatsApp, por la posibilidad de que estos mensajes, puedan ser manipulados.