Concepto de abeja

La palabra abeja nos llegó desde el latín “apicula”, integrado el término por “apis”, género de insectos, himenópteros ápidos; y el diminutivo “ulus”. En griego su equivalente es “Anthophila”, cuyo significado es “amantes de las flores”, traducido al español, como antófilos, que es como científicamente se conoce a las abejas.

Como dijimos, las abejas son insectos himenóperos, al igual que las hormigas y las avispas, con quienes comparte poseer dos pares de alas membranosas y aguijón. Éste, en las abejas, queda enganchado en la piel de aquel a quien pican, y al intentar retirarlo, en insecto muere, mientras que en las avispas el aguijón es retirado, y les sirve para volver a picar. Las abejas son avispas que sufrieron el proceso de evolución. Se conocen unas 20.000 especies de abejas en todo el mundo, aunque las más popular es la abeja doméstica o “Apis Mellifera”, estando en los lugares donde haya plantas con flores, cuyo néctar les aporta energía, y el polen, comida para las larvas; siendo el único continente donde no existen, el antártico. Las abejas domésticas, que son solo el 10 %, pueden libar el néctar gracias a su larga lengua, y producen miel.

Las abejas domésticas, son de tono amarillo y negro, a rayas, y miden unos 15 mm. Nacen de huevos, constan de una primera etapa de larvas sin patas, que se va paulatinamente convirtiendo en pupa, hasta que se transforma en un insecto alado. Serán hembras o machos, según que el huevo resulte o no fertilizado respectivamente.
Tienen su cuerpo revestido de setas plumosas y ramificadas. En su cabeza se destacan un par de enormes ojos compuestos, entre los cuáles hay tres ojos simples u ocelos. las antenas de las hembras tienen doce segmentos y las de los machos trece. Cada uno de sus tres segmentos torácicos posee un par de patas, y en el segundo y tercer segmento podemos reconocer un par de alas, que se mueven al volar, sincronizadamente.

A diferencia de otras especies de abejas, que son solitarias; la doméstica es eusocial, conviviendo con otras abejas en los enjambres con organización social estratificada y con división de trabajo, donde la abeja de mayor jerarquía es la reina, que es la reproductora, siendo con los numerosos zánganos, con los que se produce el apareamiento. Las obreras, que son los integrantes más numerosos de la colmena, son estériles, y están encargadas de polinizar las flores, mantener limpia la colmena, alimentar las larvas y son defensoras de la colmena.