Concepto de cera

La palabra cera es un sustantivo femenino que procede de idéntico término latino, siendo su equivalente en griego, el vocablo “kerós”, usada para designar una sustancia blanquecina o amarillenta de consistencia sólida, maleable y de origen vegetal, animal o mineral.

Tipos de cera

Las biológicas, son lípidos simples, ésteres de ácidos grasos con cadena larga. Las hallamos en los animales, recubriendo su piel, en su plumaje y en el pico de algunas aves, que la presentan en forma de membrana carnosa en su parte superior, por ejemplo, los halcones y las palomas; y en los vegetales, las ceras cuticulares son una película protectora de sus tallos y frutos, que los hacen hidrofóbicos.

La cera de abejas, que ellas mismas secretan de sus glándulas cereras, son el elemento que estos insectos usan para construir los panales de sus colmenas, que se endurece al contacto con el aire, y que el ser humano usa para la fabricación de velas, para impermeabilizar madera y cueros, para reforzar hilos, para hacer jabones, betunes y productos farmacéuticos y cosméticos (especialmente depilatorios). Una porción de esa cera se destina para hacer láminas que se usan para los panales de abejas, que permiten luego, recolectar la miel. La cera no melada, que está en el panal y aún no ha sido trabajada, se denomina cera virgen.

La cera de carnauba se obtiene de un árbol, llamado Copernicia prunifera, que es una especie de palma, que puede encontrase en el noreste brasileño. Se extrae de sus hojas, que la protegen de la sequía. Se usa para fabricar ceras para dar brillo a pisos, calzados y muebles, para hacer lápices labiales, chicles y recubrir medicamentos.
La cera de los oídos es una sustancia pegajosa, llamada cerumen, que produce el conducto auditivo externo, cuyo canal transporta hasta la apertura del oído. Su utilidad es de servir de barrera contra agentes externos, y para combatir infecciones, al mantener el PH ácido. Solo debe limpiarse la zona visible, sin introducir ningún elemento dentro del conducto auditivo para extraer la cera, pues puede contribuir a formar un tapón de cera al llevarla hacia el interior.

En el Cine

“La Casa de Cera” es una película de terror, de co-producción australiana y estadounidense, estrenada en 2005, bajo la dirección de Jaume Collet-Serra. Se trata de un grupo de amigos, que, por casualidad, llega a un pueblo, donde la atracción es un museo de cera, que está hecho en base a personas reales.