Concepto de Alpes

No es claro el origen de la palabra Alpes. Algunos sostienen que procede del latín “altus”, que aludiría a su altura, otros al latín “albus” por su color al estar nevado, mientras otros afirman que se derivó del celta “alp” que se traduce como “altura”, siendo este pueblo uno de los primeros en poblar los Alpes, y que deban el nombre de “alp” a todas las montañas de pendientes pronunciadas.

Los Alpes son una cadena de montañas, cuyas cumbres son las más altas del continente y que se extiende por los siguientes países de Europa Central: Alemania, Francia, Italia, Austria y Suiza.

Aunque se la ha considerado una zona de difícil acceso y peligrosa, desde finales del Paleolítico, la región cercana, surcada por ríos, que le otorgan fertilidad al suelo, ha estado poblada; y, desde la Edad Media se establecieron allí numerosos monasterios cristianos. En la actualidad, la zona alpina es un lugar de enorme atractivo turístico, por sus paisajes y para practicar esquí. Se estima que hoy, los Alpes, cuenta con una población, de unos 14.000.000 de habitantes.

Los Alpes, pueden dividirse según su ubicación, y origen, en Alpes Occidentales, también llamados ítalo-franceses, compresivos de los Alpes Marítimos y los de Liguria. Se destaca allí, por su altura de 4.810 metros, el Mont Blanc. Los Alpes Orientales o austriacos abarcan la zona de Tirol y Estiria y penetran en Italia y Yugoslavia (la zona de los Alpes Orientales que los une con los Balcanes se denomina Alpes Dináricos) y los Alpes Centrales o helvéticos, con su cumbre más alta en el Cervino, de 4.478 metros, se extienden desde el Mont Blanc hasta Austria.

Entre su flora característica, entre las 13.000 especies existentes, podemos mencionar a la Leontopodium alpinum o flor de las nieves, y los bosques de pinos, abetos y robles; y dentro de su fauna, a la Capra Ibex o cabra salvaje de los Alpes, los ciervos rojos, culebras, tritones, las marmotas, el Gypaetus barbatus (un buitre conocido como quebrantahuesos), el águila real, los búhos y los mirlos.

También se conoce como Montes Alpes, en la Luna, a una cadena de montañas de 281 kilómetros, y con picos de una altura media de 2.400 metros. El nombre fue acuñado por el astrónomo polaco Johannes Hevelius (1611-1687) en alusión a los Alpes de nuestro planeta.

En la Literatura infantil, Heidi, una dulce niña que vive en los Ales suizos, en pleno espacio natural, al cuidado de su abuelo ermitaño, ya que sus padres murieron; es la protagonista del libro que escribió la suiza Johanna Spyri, en 1980.