Concepto de bario

Del vocablo inglés “barium”, derivado a su vez, del griego “barys”, que puede traducirse como “pesado”, bario, es un elemento químico, simbólicamente representado como Ba, con peso atómico de 137,36 y número atómico 56. En la Tabla Periódica integra el grupo 2A.

El bario, es un mineral inodoro, un metal alcalinotérreo, de tono blanco plateado, pero que se torna amarillento en contacto con el aire. Es frágil y sólido (en forma de polvo o cristales); de enorme densidad, siendo 3,5 su densidad relativa. Es parecido al calcio, aunque es más reactivo, reaccionando con el cobre, alcohol y el agua. A 1.640 °C obtiene a su punto de ebullición y el de fusión, a 725 °C. Se oxida en agua. Para evitar su oxidación debe conservarse en aceite mineral. Su estado de oxidación es +2. En abundancia en la corteza terrestre ocupa el lugar número 18.

Se lo halla en depósitos subterráneos de minerales, especialmente como sulfato, baritina y carbonato. Hay dos minerales principales, en los cuales aparece el bario combinado, y son la barita (sulfato de bario, hallado en rocas hidrotermales y depósitos diseminados) y la witherita (carbonato anhidro de bario); y en mucho menor cantidad, en la celsiana, que es un feldespato.

Los alquimistas medievales admiraron la barita por su fosforescencia, al exponerlo a la luz; pero recién en el siglo XIX, el bario pudo ser aislado, por obra del químico británico sir Humphry Davy, que lo logró, por electrólisis, en el año 1808.

Se usa entre otras aplicaciones, en la prevención de reventones de petróleo o gas; como absorbente de rayos X y gama, para obtener placas radiográficas, como aditivo, para mostrar los órganos internos (en este caso como “harina de bario”) y se lo adiciona al cemento en la construcción de plantas de energía nuclear. También en pirotecnia, como raticida e insecticida, y para hacer lubricantes. En estado cristalino se usa para fabricar instrumentos ópticos.

Los principales países dedicados a la extracción minera de bario, son: Estados Unidos, Alemania, Italia, Reino Unido y República Checa.

El bario, es tóxico en grandes cantidades, afectando a los que trabajan en la industria del bario, y a los que están cercanos a vertederos contaminados con bario, provocando problemas respiratorios, intestinales, renales o cardiacos y parálisis. Penetra al organismo a través de la respiración o el consumo de alimentos o agua contaminada.