Concepto de burro

La palabra burro, procede del latín “burricus” que también nos legó, borrico, como también se llama a este animal, y cuya traducción es “caballo pequeño”, que además es conocido como asno o jumento, siendo su nombre científico, Equus africanus asinus.

El burro es un equino, herbívoro, del orden perisodáctilo (dedos cubiertos por pezuña) del cual hay varias razas, que fue domesticado desde el inicio de la historia humana, para ser utilizado como animal de carga, tiro y para cabalgar, especialmente en tiempos donde las tareas agropecuarias no estaban tecnificadas. También se aprovechó su carne. Desde el siglo XIX se los empleó en actividades mineras. En estado salvaje, los burros no viven en manada como los caballos, sino que son solitarios.

Al igual que los caballos, los burros llegaron a América, de la mano de la conquista española, siendo traídos por el propio Colón en 1495, quien, en esa oportunidad, trajo cuatro machos y dos hembras.

El tono de sus crines, que son más cortas que las de los caballos, se mueve en la gama que va desde el blanco al negro, siendo grises en su mayoría, aunque algunos son pardos, y su tamaño varía entre 0, 9 y 1,6 metros. Sus orejas son más largas que las del caballo y su tiempo de vida puede alcanzar los cuarenta años, unos diez más que el promedio de vida de los caballos. El sonido que emiten se denomina rebuzno. Si bien son tranquilos, si se los molesta, pueden morder y patear. A pesar de su fama de tontos, y de calificarse a una persona como “burra” si no logra aprender o tiene escasos conocimientos generales, los burros son animales inteligentes, juguetones y amistosos, por eso algunos los adoptan como mascotas, aunque son un poco testarudos.

Puede cruzarse un burro con una yegua, o una burra con un caballo, y, como resultado, nace el mulo o la mula, que son estériles.

Calificar a alguien de que es un burro de carga, es decirle que trabaja demasiado: “Mi hermano es un burro de carga, trabaja más de 12 horas al día”.

En La literatura, el burro es el protagonista de la obra lírica del escritor español, Juan ramón Jiménez “Platero y yo”, de 1914, donde se narra la vida de este burrito.

En los automotores, el burro de arranque es como se conoce al motor eléctrico de arranque, en algunos lugares de América Latina. Es una pieza que sirve para el encendido de motores de combustión interna, hecho que facilita.

Buscar otro concepto