Concepto de cana

La palabra cana, sustantivo femenino; se deriva del latín “canum”, adjetivo masculino, que designa el color blanco inmaculado, especialmente aplicado a los cabellos, que pierden pigmentación, en general, a causa de la vejez.
El color del cabello es otorgado por una sustancia llamada melanina, pigmento que en las personas también se encuentra en la piel, y en el epitelio que rodea la retina, entre otras zonas.

La melanina, producida por las células de los folículos de la raíz del pelo, tiende a disminuir con el paso de los años, aunque difiere de una a otra persona de acuerdo a sus antecedentes familiares y a su origen étnico, siendo los caucásicos los que observan primero canas en su cabellera, a partir de los 30 años, aproximadamente, aumentando progresivamente con el paso de los años. Los asiáticos están libres de canas por más tiempo; y los de raza negra, por lo general conservan el color hasta edades aún más avanzadas. Además de causas genéticas, pueden aparecer canas como consecuencia de vitíligo, enfermedad autoinmune que provoca la pérdida de melanocitos, y además fundamentalmente se manifiesta con manchas en la piel; por falta de vitamina B12 y por estrés.

La expresión “peinar canas” se utiliza para señalar que la persona es anciana: “Debes tener más respeto con un señor que ya peina canas, tienes mucho para aprender de él”.

Muchas personas disimulan sus canas tiñéndose el cabello con productos cosméticos.

Como medida de longitud, la cana, caña o canya, se empleó sobre todo en Cataluña, pero ya hoy está en desuso. Las diferentes medidas se marcaban en una cinta de tela, en una caña o en un bastón de madera. Equivalía a 1,555 metros, que se correspondían con dos palmos o dos pasos.

Geográficamente existe un lugar de gran atracción turística, por sus hermosas playas de aguas transparentes y arenas blancas, en la República Dominicana, denominado Punta Cana. Pertenece a la provincia de Altagracia y tiene unos cuarenta y cuatro mil habitantes.

En lunfardo, “cana”, se usa para nombrar a los agentes de policía o a las cárceles: “Estuve en cana dos larguísimos y tristes años por un error de juventud” o “Los malvivientes reconocieron al policía y lo agredieron golpeándolo salvajemente, mientras le gritaban que lo hacían porque era un cana”.