Concepto de caucho

La palabra caucho nos llegó desde la lengua quechua, donde se designaba como “kawchu” a un látex que se extrae de la savia de unos árboles o arbustos del orden Rosales, y de la familia de las moráceas, especialmente de la Castilla elástica o árbol de hule. Los aborígenes americanos empleaban el caucho, que es un polímero elástico, para hacer sus calzados, como el caso de los mayas, que introducían sus pies en una mezcla de látex, y para hacer pelotas de goma y vasijas. En Brasil lo usaban para hacer telas hidrófugas, luego de hacer un procedimiento especial donde hacían girar el látex en una rueda, rodeada de humo.

El llamado árbol del caucho es el Hevea brasiliensis, propio de la cuenca amazónica, perteneciente a la familia de las euforbiáceas, de cuyo látex amarillento se fabrica caucho, hasta que el árbol alcanza unos 25 años de edad. Para recolectarlo se realizan en su tronco incisiones en forma de V.

El látex de estas especies vegetales al coagularse, luego de un período de entre 12 y 24 horas, forma una sustancia impermeable y elástica, llamada caucho, aunque luego la industria química pudo lograr realizarlo de modo sintético, con diversas aplicaciones, como la espuma de caucho, la espuma de poliuretano o el caucho esponjoso.

El caucho adquiere rigidez a bajas temperaturas y al calentarse a más de 100 º, se ablanda. Se disuelve fácilmente con petróleo, benceno y con algunos hidrocarburos.

La primera fábrica de productos de caucho, fue la instalada en París en el año 1803, destinada a producir suspensorios y bandas elásticas.

En el año 1839, de modo accidental, por el inventor estadounidense Charles Goodyear, se descubrió la vulcanización del caucho, al calentarlo crudo con azufre, con los que adquiere dureza, impermeabilización, aislación eléctrica y resistencia al frío, además de perder su característica pegajosa. Con el caucho vulcanizado es posible fabricar neumáticos y preservativos.

Esto desató la llamada “fiebre del caucho” en varios países de la cuenca del Amazonas; Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Bolivia y Venezuela, para extraerlo y redituar con su comercialización, lo que ocurrió entre los años 1879 y 1912, y luego entre 1942 y 1945. La producción organizada rinde aproximadamente una tonelada por hectárea. Las ganancias generadas, impulsaron una gran reactivación económica en el área.

Los países productores de caucho, más destacados en la actualidad, son China, Brasil, México y Vietnam. El 60 % se destina a hacer neumáticos y llantas, y la otra parte, en muchos usos, entre los cuales se destacan los aislantes y productos impermeables.

Buscar otro concepto