Concepto de celeridad

La palabra celeridad, procede del latín “celeritatis”, a su vez de “celer”, que significa veloz, y el sufijo “tatis”, indicativo de cualidad.

Celeridad es el atributo que posee todo aquello que se ejecuta de forma rápida, veloz o presurosa, pudiendo tratarse de un hecho o un proceso. Su connotación puede ser algo positivo o negativo, según los casos.

Ejemplos de uso: “El médico obró con celeridad, y gracias a eso, pudo salvar la vida del paciente”, “La celeridad de las innovaciones tecnológicas, dejan fuera del sistema a mucha gente mayor y a quienes no tienen recursos económicos para acceder a equipos modernos”, “Los hábitos saludables de vida, se están instalando con celeridad, y eso es altamente positivo a nivel individual, pero también social, pues la gente requerirá menos del sistema de salud”, “Debes concurrir con celeridad a anotarte como postulante, pues hoy vence la inscripción”, “Voy a exigir mayor celeridad en la tramitación de mi causa judicial, ya que vivo en la incertidumbre sobre si mi reclamo será atendido, lo que me causa gravámenes irreparables”, “La celeridad con la que conduces pone en peligro no solo tu vida sino la de otros” o “No hagas tus tareas escolares con celeridad, tómate tiempo para comprender las consignas y responderlas de modo coherente y completo”. Las máquinas pueden también pueden obrar o no, con celeridad, por ejemplo: “Me compraré otra computadora que procese con mayor celeridad” o “Mi automóvil puede andar con celeridad pues posee un potente motor”.

Lo contrario de la celeridad es la lentitud, que es todo lo que se hace de modo gradual, paulatino y sosegado.
Como magnitud escalar, se trata de la relación existente entre la distancia que recorre un cuerpo y el tiempo que se emplea en ello. Son unidades de celeridad, el metro por segundo, el centímetro por segundo, el kilómetro por hora o la milla por hora, entre otras.

La celeridad media posee la misma dimensión que la velocidad media, pero no su carácter vectorial, ya que solo es un módulo de ella. La velocidad media, depende de los vectores de posición inicial y de posición final de un movimiento, mientras que la celeridad media es dependiente del espacio recorrido sobre la trayectoria. Por ese motivo, un cuerpo en movimiento tendrá indefectiblemente, una celeridad media mayor que 0. Para calcular la celeridad media, se debe dividir la distancia total recorrida y el intervalo total de tiempo que se necesita para recorrer esa distancia.

Buscar otro concepto