Concepto de cizaña

La palabra cizaña, procede del griego “zizanion” y del latín “zizania”. Se aplica, en Botánica, coloquialmente, a una planta gramínea, también denominada espantapájaros, cuyo nombre científico es Lolium temulentum, de tallo ramoso, que espontáneamente o no, crece entre los sembrados, sobre todo en los de cereales, y especialmente en las plantaciones de trigo. Tiene hojas estrechas y espigas anchas, alternas y con inflorescencias, a cada lado de su rígido tallo, poseyendo sus granos, de tonalidad violeta, la peculiaridad de ser tóxicos, si son parasitados por cierto tipo de hongo. Al estar mezclada con el trigo, y ser muy similar a esta planta, de la cual se considera una maleza, es indispensable quitarla, pues su consumo puede resultar peligroso para la salud, aunque en realidad solo un diez por ciento de ella, resulta venenosa. No es tarea fácil, erradicarla, pero, si bien al principio son similares, una forma de reconocerla, es que, al ser la cizaña hueca, la espiga no se doblega, cosa que sí ocurre con el trigo.

Existe una parábola bíblica, atribuida a Jesús, que se conoce como parábola de la cizaña o de la mala hierba. La encontramos en Mateo 13,24-30. Jesús realizó una comparación entre el Reino de los Cielos, y el caso de un hombre que sembró en su campo buena semilla; pero su enemigo, aprovechando que él y su gente dormía, sembró cizaña entre su trigo, y luego se marchó. Al comprobar el hecho, los siervos le dijeron a su amo si quería que quiten la cizaña, y él les respondió que lo harían cuando llegue el tiempo de la siega, y, que, mientras tanto, los dejaran crecer juntos. En su debido momento, la cizaña será separada y quemada, mientras que el trigo, será recogido en el granero.

Según explicó el propio Jesús, Él es el sembrador de la buena semilla, integrada por los hijos del reino de Dios, mientras que la cizaña son los hijos de la maldad o del diablo, siendo el campo, el mundo terrenal. La siega se hará en el Juicio Final, donde los malos (las cizañas) arderán y los justos (las espigas de trigo) irán al reino de Dios.

Lutero, basándose en dicha parábola, se opuso a combatir a quienes tuvieran pensamientos religiosos diferentes o heréticos, pues sostuvo que es solo Dios quien debía distinguir a los falsos creyentes de los verdaderos.

Hay una frase, que se emplea habitualmente que es “sembrar cizaña” y se aplica a los casos en que alguien trata de que se instalen malos pensamientos, odios o resentimientos, en algunas personas hacia otras, por ejemplo: “Tengo un vecino que está sembrando cizaña contra mí en el barrio, diciendo que soy sucio, maleducado, gruñón y que cometo fechorías, y todo es producto de su envidia hacia mi persona”.

Buscar otro concepto