Concepto de apaisado

La palabra apaisado, se construyó derivándola de paisaje, pues se trata de un formato rectangular, que, en su posición normal, tiene mayor base que altura, siendo el modo más común en que se pintan los cuadros de paisajes.

Cualquier figura u objeto que sea más ancho que alto, merece el calificativo de apaisado.

Ejemplos de uso: “Me gustaría poner en mi sala un cuadro apaisado, donde estén mis tres nietos abrazados, pero como la pared es muy alta, y no tan ancha, tengo temor de que no quede bien”, “Serví las pastas en una fuente apaisada, que me regaló mi tía”, “La forma apaisada de mi cantero, permite que coloque allí muchas plantas, pero, al ser angosto, no deben tener raíces muy profundas”, “La maestra nos hizo confeccionar un cuadro sinóptico, pero como contiene muchos datos, le pregunté si podía usar la hoja en posición apaisada”, “Necesito imprimir un documento, pero, en formato vertical, se me corta parte del texto, que tiene mayor ancho que largo, así que cambiaré la forma de impresión, de vertical a apaisada”, “Mi televisor tiene formato apaisado, pues es de 43 pulgadas, poseyendo un alto de 53,5 cm. y un ancho de 95,2 cm.”, “Las pantallas de cine son apaisadas”, “Compraré una alfombra rectangular, para ponerla, apaisada, en mi living” o “Este libro apaisado no es muy cómodo de usar, pues ocupa mucho lugar el ancho de sus páginas, cuando lo abro”.

Cuando se quiere fotocopiar o escanear un libro o cuaderno, cuyas hojas, con sus caras enfrentadas, no son demasiado anchas, se puede hacerlo de modo apaisado, para que quepan ambas hojas en una sola, y así economizar papel y tinta: “Fotocopié el libro, apaisado, pero, para hacerlo, debí reducirlo y me quedaron las letras un tanto pequeñas y difícil de leer”, “Me gusta el formato apaisado, pues si bien queda ancho, se reduce el número de páginas, y con eso economicé bastante dinero”.