Concepto de balanza

La palabra balanza, se originó en el latín “bilancia”, de “bilanx”, vocablo integrado por “bi” que indica “dos” y por “lanx” = “platillo”.

La balanza es un instrumento que se usa para pesar, siendo muy importante en el desarrollo cultural de los pueblos, pues nació asociada al comercio, para pesar las mercancías. Los creadores de la balanza fueron los egipcios, al comienzo de la Historia, aproximadamente en el año 3500 a. C. Idearon la balanza de platillos, con dos bandejas, donde se coloca, en una de ellas, el producto que se desea pesar, y, en la otra una pesa, funcionando de acuerdo al principio de la palanca. Cuando los pesos son idénticos en ambos platillos, la balanza está en equilibrio. Los platillos están suspendidos de sendas cuerdas que parten de una barra horizontal, de brazos desiguales. Luego, le agregaron una plomada nivelatoria, y la aguja o fiel que asegura el equilibrio, puesta sobre el punto de apoyo.
En Roma, existió un procedimiento para adquirir las cosas, que ellos consideraban más importantes, por estar destinadas al trabajo agrícola, como los esclavos, las mulas, los asnos, los terrenos y construcciones dentro del suelo itálico, de modo protegido por su Derecho Civil, y para sus ciudadanos, que se llamó “mancipatio”. Se hacía en presencia de una persona llamada “libripens que sostenía una balanza, que pesaba el metal con que se iba a abonar, en sus inicios, y cuando el dinero comenzó a tener valor simbólico, se lo siguió manteniendo, por tradición.

Pero los romanos, doscientos años antes de Cristo perfeccionaron la balanza egipcia y crearon la balanza de gancho, que cuenta con un astil asimétrico, con un gancho, donde se pone la mercancía, y luego se le agregó un plato, para depositarla allí. El gancho cuelga del extremo más corto y ancho, mientras que por el lado más fino y largo, dentado y graduado, se hace deslizar un peso fijo, y ahí se puede leer el peso, cuando la barra queda en posición horizontal.

La balanza de cuadrante graduada, es un invento del siglo XV, obra de Leonardo da Vinci, donde el peso del objeto suspendido, no se obtiene por comparación, sino que se visualiza en un cuadrante graduado, de formato semicircular.
A partir del siglo XX, las balanzas romanas, fueron reemplazándose por balanzas de muelle o resorte, y luego, por las electrónicas.

En Economía, se denomina balanza comercial de un país, a la comparación que se establece entre sus exportaciones e importaciones, considerándose que es satisfactoria, no tanto cuando está en equilibrio, sino cuando las exportaciones son mayores que lo que ingresa al país (importaciones) pues permite el ingreso de divisas. Si las importaciones pesan más que las exportaciones, la balanza será desfavorable.