Concepto de cajón

La palabra cajón, se integra con el término latino, “capsa”, que se traduce como cofre, cápsula o caja, más el sufijo aumentativo “on”. Por lo tanto, cajón, es una caja o recipiente de gran tamaño, de formato cuadrado o rectangular, con o sin tapa, empleado para guardar cosas. Por ejemplo: “Compré un cajón de manzanas, pero me estafaron, las que estaban en la superficie se veían bonitas, pero las de abajo estaban muy feas”, “Guardé toda la ropa en cajones para poder trasladarla en la mudanza, pero no conseguí que tuvieran tapa”, “Los niños tienen en su habitación, un cajón grande para guardar sus juguetes”.

Algunos cajones, se adicionan a muebles, como armarios, mesas de luz o escritorios, y en estos casos, la parte superior es abierta, pues van encajados en el hueco del mueble, con un sistema, en general de rieles laterales, que les permite desplazarse hacia afuera cuando se quiere ver el contenido, agregarle o sacarle. Algunos cajones poseen manijas para tirar de ellas para abrirlos; y los que contienen cosas de valor, cuentan con una llave de protección. Por ejemplo: “En el primer cajón del escritorio guardo los documentos más importantes pues es el que está provisto de llave”, “Pon los cubiertos en el primer cajón del mueble de la cocina” o “Prefiero que mi bajo mesada tenga más cajones que estantes, pues, al poder deslizarlos, visualizo mejor el contenido”.

Un cajón mortuorio o ataúd, es una caja, generalmente de madera, de diferentes calidades, cuyo precio varía según eso, del tamaño del ser humano fallecido que se coloca adentro, con fines de enterrarlo.

Se le dice “cajón de sastre” a un grupo de cosas donde no se guarda ningún tipo de orden y sistematización, pudiendo encontrarse allí cualquier tipo de objetos, haciendo una comparación con lo que guardan los sastres en sus gavetas (telas, tijeras, alfileres, hilos, botones, etcétera).

Como instrumento musical, el cajón, es originario de Perú, y creación de los esclavos africanos arribados a ese páis, en la época colonial, aunque la iglesia los prohibió, en el siglo XVII, por considerarlos símbolos del paganismo; siendo recién utilizados en forma masiva ,desde mediados del siglo XIX.

Los cajones musicales están hechos con maderas de la zona, especialmente, de mohena y requia. Regularmente poseen una altura de 47 centímetros y su base es de 33 x 29 centímetros. Algunos poseen tres tornillos para ajuste del tono. El músico, coloca el cajón entre sus pernas para ejecutarlo. Fue declarado en 2001 como Patrimonio Cultural de la Nación, y se ha hecho popular a nivel mundial, a través del jazz y el flamenco modernos, y de la música caribeña.