Concepto de cresta

La palabra cresta se originó en el latín “crista” y se refiere al copete o carúncula que tienen algunas aves y reptiles en sus cabezas. Se trata de un órgano carnoso, en algunos casos emplumado y de colores llamativos, como el caso de la cresta de los gallos, que aparece en la edad madura como producto de las hormonas sexuales del animal macho. Sirve para atraer a la pareja y como parte del sistema inmune, ya que, en caso de infección, se inflama.
Por extensión se usa para designar ciertos peinados de las personas donde el cabello se usa abultado en la parte superior de la cabeza, lo que se logra merced a ciertos productos cosméticos como los geles, que endurece el pelo y con ello se logra mantener alto en una especie de copete o jopo.

En Anatomía, las crestas son los bordes salientes o protuberancias de los huesos. Se denomina cresta ilíaca a la concavidad interna, en cuyo hueco se ubica la fosa ilíaca, que hombres y mujeres poseen, que contiene médula ósea (de allí suelen extraerse las células madre para trasplante de médula ósea y sirve para injertos óseos) y puede palparse extendiéndose desde el ala del ilión en su borde superior hasta la pelvis mayor. Posee un labio interior y otro exterior que se separan por una zona intermedia.

También se aplica a la parte superior de algo, como el caso de las montañas. La cresta de las olas es su parte más alta, que en general se presenta con espuma. Por eso se dice también que alguien “está en la cresta de la ola” cuando se encuentra en la cima de su éxito o popularidad: “El actor no se da cuenta que al estar en la cresta de la ola su vida privada no puede mantenerse en secreto por mucho tiempo” o “Juan se ha vuelto muy vanidoso y se siente en la cresta de la ola con su nuevo y prestigioso empleo”.