Concepto de cruento

La palabra cruento procede del latín “cruor” que se aplicaba a la sangre derramada, por eso es que cruento designa algo salvajemente sangriento, cruel y violento, aunque también se usa para aquello que resulta trágico, aunque no haya presencia de sangre exterior.

Los episodios o sucesos sangrientos, o al menos crueles, son aquellos donde personas o animales resultan heridos o muertos. Puede tratarse entre otros casos, de un asesinato, de una guerra, de una revolución, de un accidente donde queden como saldo lastimados o fallecidos, etcétera.

Como vemos el hecho cruento puede ser intencional y planificado, o resultar de un accionar negligente (culposo) o ser involuntario. Ejemplos: “Planificó el homicidio y en el cruento hecho involucró también a sus hermanos como encubridores”, “Encendió un cigarrillo y no se percató de que había un escape de gas y provocó un cruento incendio, con un saldo fatal, ya que en el siniestro murieron dos niños pequeños” o “El cruento huracán dejó muchas familias sin hogar y el ganado diezmado”, respectivamente.

Un relato (comentario oral o escrito, o argumento de una novela, película, etcétera) se califica como cruento, cuando contiene la descripción de acciones violentas, sean reales o ficticias. Las novelas y películas de drama, terror, suspenso o de género policial en general contienen descripciones cruentas.

Imágenes cruentas pueden visualizarse en fotos, dibujos, videos, etcétera donde el terror es percibido visualmente e impacta el espíritu a través del sentido de la vista.

Por extensión, se aplica a cualquier pelea o disputa, que sin tener consecuencias vitales o poner en serio riesgo la vida; resultan muy acaloradas y difíciles de solucionar: “En una cruenta discusión, los primos casi se golpean, hubo insultos y forcejeos” o “Hubo una cruenta disputa por la herencia familiar y los hermanos terminaron peleados de por vida”.