Concepto de enano

La palabra enano procede del latín “nanus”, y puede usarse como sustantivo o como adjetivo, para designar o calificar a algo o alguien muy pequeño, comparado con el resto de quienes conforman su especie.

Son enanos, todos aquellos, cosas, plantas, animales o personas, que, como dijimos son pequeños, de acuerdo a lo que se considera lo común en el conjunto que integran con sus semejantes.

Dentro de nuestro sistema solar, y por resolución de la Unión Astronómica Internacional, de agosto de 2006, un planeta enano es un cuerpo celeste de tamaño más pequeño que un planeta, de forma casi esférica, que no ha limpiado (eliminado cuerpos más chicos) en la vecindad de su órbita, y que no es un satélite. Son planetas enanos: Plutón, Ceres, Haumea, Eris y Makemake.

En Botánica, las plantas enanas son pequeñas y muy apreciadas en decoración, entre ellas podemos mencionar a la peperomia, la violeta africana y el culantrillo, y en los árboles, pueden obtenerse por la técnica de bonsái.

En Zoología, hay variedades de razas de perros, que se conocen como enanos, pues son muy pequeños, siendo algunos, de ese tamaño, por naturaleza, como el chihuahua, y, otros, obtenidos por reproducción selectiva.

Los enanos, en la mitología nórdica, conocidos como “dvergars”, aparecen con forma humana, primero del mismo tamaño que el resto de las personas, aunque desde el siglo XIII, se los describe de tamaño reducido, de alrededor de un metro, piel pálida, cabeza grande y cabello negro, sagaces, proféticos y habilidosos, viviendo en lugares subterráneos, practicando la minería, pues la luz del sol les es mortífera.

El enanismo, en los humanos, es producido por una enfermedad o un trastorno genético, y tiene como característica común, que, en la edad adulta, la persona no sobrepasa, en altura, los 147 centímetros.

Muchas obras literarias cuentan a los enanos entre sus personajes. El famoso cuento infantil “Blancanieves y los siete enanitos” de los hermanos Grimm, incluye a los enanos, que se cree que representarían a niños desnutridos y hambrientos, según Eckhard Sander, historiador alemán, que cree que la historia se basó en la realidad. La versión cinematográfica de Disney, los caracteriza a cada uno con una personalidad diferente, y, de acuerdo a ella, les asigna un nombre: Gruñón, Sabio, Dormilón, Tímido, Mudo, Feliz y Mocoso.

El historiador sueco, Pär Lagerkvist, escribió en 1944, “El enano”. Se trata de una novela histórica, ambientada en la época del Renacimiento italiano, donde, el protagonista, es un enano de la Corte, cruel y sanguinario.