Concepto de estruendo

La palabra estruendo se integra por los siguientes vocablos latinos: el prefijo de exclusión “ex” y el sustantivo “tonitrus” que significa “trueno”.

Un estruendo es un sonido muy fuerte, que no pasa desapercibido, y asusta, como el ruido que genera un trueno, fenómeno meteorológico que se produce como consecuencia del aire caliente que se expande, pero luego se contrae, cuando se cruza con el aire frío, ocasionando ondas de choque. El trueno provoca un estruendo, pero también, la palabra estruendo, se aplica a otros ruidos ensordecedores como un disparo de arma de fuego, el derrumbe de un edificio, la caída de una cosa de grandes dimensiones, etcétera.

Ejemplos de uso: “Me asomé al escuchar el estruendo, y vi dos vehículos destrozados que habían colisionado entre sí”, “El deshielo del glaciar causó su desmoronamiento y el estruendo fue muy impactante”, “Los estruendos del bombardeo presagiaban angustia, dolor y muerte, en tiempos de guerra” o “En navidad se escuchan estruendos ocasionados por pirotecnia que asustan mucho a mis perros”.

Por extensión, se aplica a cualquier sonido que llama la atención, sin ser precisamente ensordecedor, por ejemplo: “En la reunión lo pasamos tan bien que se escuchaban con frecuencia, estruendos de carcajadas”, “Un estruendo de globos reventando se escuchó en el cumpleaños de mi sobrino” o “Mis hijos jugando, hacen un estruendo que molesta a los vecinos, que son personas mayores”.

En Literatura, el escritor argentino Manuel Peyrou (1902-1974) publicó la novela policial “El estruendo de las rosas” en el año 1948, donde describe de modo descarnado, las bajezas de los totalitarismos.
El escritor mexicano, Bernardo Fernández, conocido como Bef, escribió la novela Gel Azul, publicada en 2006, que incluye una novela corta, futurista, titulada “El estruendo del silencio” donde aborda temáticas como viajes espaciales, robots y clonación.

En Música, el grupo estadounidense de música cristiana New Wine, tiene una canción titulada “Estruendo”, refiriéndose al sonido del espíritu divino, descendiendo de los cielos.

Otro grupo de música cristiana, Miel San Marcos, de Guatemala, tiene una canción titulada “Danzo en el río”, donde el estruendo se produce en las aguas, donde se danza alabando a Dios, pues ese río es suyo, y trae a la humanidad, salvación, libertad y gozo.