Concepto de Fisiatría

Fisiatría es una palabra de origen griego: “physis” en el sentido de naturaleza, “iatra” que puede traducirse como “médico” más el sufijo de cualidad “ia”. Trata de la Medicina Física y, además, de la rehabilitación.

En el campo de la Medicina, la Fisiatría es una especialidad que se ocupa primordialmente del sistema musculo-esquelético, cuando éste está dañado y no puede cumplir sus normales funciones. Su objetivo principal es la rehabilitación, para que el paciente pueda volver a su vida normal o al menos se recupere lo más posible, evitando complicaciones. Por eso, no solo se ocupa de los huesos y los músculos, sino también de otras áreas que puedan estar implicadas, como el corazón, pulmones o sistema nervioso.

Hay pacientes que llegan totalmente impedidos, por lo cual primero se trata de que puedan auto valerse en su cuidado personal para no generar dependencia como poder ir al baño, caminar, bañarse o comer solo; poco a poco se intenta llegar a los máximos logros posibles de movilidad y desempeño intelectual.

El médico que ejerce la Fisiatría es el fisiatra, que coordina el proceso de rehabilitación que debe ser multidisciplinario (kinesiólogos, fonoaudiólogos, psicólogos, neurólogos, ortopedistas, terapistas ocupacionales, según la patología de que se trate, y el grado y la naturaleza de la discapacidad).

Acuden al fisiatra entre otros, los que han sufrido alguna lesión deportiva u otro tipo de accidentes, los que tienen dolor de espalda, artritis, los que han sufrido un accidente cerebro vascular, etcétera. El fisiatra atiende tanto niños como adultos. Tras evaluar la dolencia, se efectúa el diagnóstico y se propone el tratamiento, luego de lo cual debe hacerse su seguimiento, control y cambios y/o complementos en el mismo, si se considera oportuno.