Concepto de fosa

El origen etimológico del sustantivo fosa lo hallamos en el latín “fossa” término que puede traducirse como excavación.

Una fosa es un pozo, un agujero en el terreno que se hace con diversos fines, siendo uno de los más frecuentes el enterramiento de cadáveres. Cuando varios cadáveres se entierran juntos, se denomina fosa común. Muchas veces se recurre a ellas en caso de guerras, represiones ilegales o epidemias.
También es frecuente cavar fosas junto a los pozos destinados a extraer hidrocarburos, para depositar allí los desechos.

Ejemplos: “Cavaré una fosa en mi jardín para enterrar a mi querida mascota, que me acompañó tantos años” o “Debemos tener cuidado pues hay una fosa en el parque, que hicieron para plantar un árbol y es peligroso caerse allí”.
Además de estas fosas cavadas ex profeso por el hombre, otras fosas surgen de modo natural, como el caso de las fosas tectónicas, que se producen cuando el terreno se hunde debido a fuerzas internas; o las fosas oceánicas, profundidades angostas ubicadas en los bordes de los continentes o de las costas de las islas volcánicas. Algunas de estas fosas son muy profundas, como las que pueden hallarse en el Pacífico occidental.

En Anatomía, las fosas nasales, están ubicadas a ambos lados del tabique nasal. Su parte inferior está conformada por dos orificios, por donde se inicia el proceso de respiración. Las fosas se continúan en un corredor a ambos lados del tabique, cubierto internamente por mucosa, cumpliendo la parte superior la función olfativa, y además calienta el aire que ingresa por los orificios nasales y lo humedece.

Las fosas o cavidades orbitarias están a cada lado de la cara y allí se alojan los globos oculares.

Las fosas ilíacas, izquierda y derecha, se encuentran en la parte inferior del abdomen. Cuando duele la fosa ilíaca derecha puede ser por inflamación de ovario derecho o apéndice, y la izquierda, del ovario izquierdo o del colon.
En Zoología, el fosa, es un mamífero carnívoro depredador, ágil y musculoso, originario de Madagascar, cuyo nombre científico es Cryptoprocta ferox.