Concepto de Geofísica

La palabra Geofísica está compuesta por los siguientes términos de origen griego: “geo” que significa “tierra” y “physis” que alude a la naturaleza. Podemos definir a la Geofísica como la ciencia natural, cuyo objeto de estudio físico es la Tierra, o sea, la composición, estructura y evolución de nuestro planeta incluyendo algunos autores a la atmósfera. Es una rama de la Geología, que es por antonomasia la ciencia de la Tierra, y también puede considerarse una rama de la física.

Dentro de la Geofísica se destacan dos ramas: la interna y la externa. La primera estudia los fenómenos endógenos, como los movimientos de placas o tectónicas, las deformaciones de la superficie, los sismos y volcanes, etcétera. La segunda estudia lo exógeno o sea los factores físicos que influyen en nuestro planeta y la incidencia de la propia Tierra en su entorno, como por ejemplo, el campo magnético y gravitatorio, el clima, los fenómenos oceánicos, etcétera.

Existe una Geofísica pura o teórica que trata de conocer la evolución del planeta y sus actuales características, a través de métodos indirectos, entre los cuales podemos mencionar la física de refracción y reflexión; y la parte experimental o aplicada que es la más relevante, pues la Geofísica es una ciencia fundamentalmente práctica. Sus métodos son utilizados entre otros, en Ingeniería Civil y para encontrar petróleo, agua y otros recursos naturales.

La Geofísica se relaciona con muchas ciencias, como la Meteorología, la Hidrología, la Gravimetría, la Oceanografía, etcétera, ya que se ocupa por ejemplo de los movimientos de la Tierra, de las aguas y de los vientos; del fenómeno de los deshielos, de los efectos y origen del fenómeno del Niño entre tantos otros.

El geofísico, ayudado por instrumentos especiales intenta comprender lo que sucede en el interior de la Tierra, luego los procesa y obtiene resultados

Para ser geofísico se deben cursar estudios universitarios. Esta carrera posee un plan de estudios en general de cinco años.