Concepto de huracán

El origen de la palabra huracán lo hallamos en la lengua taína, según el historiador español Pedro Mártir de Anglería. Los taínos eran aborígenes que habitaban las Antillas Mayores antes de la llegada de los españoles, y llamaban huracanes a las tormentas. Su significado sería “centro del viento”. Para los mayas, Huracán era el dios de las tormentas, del viento y del fuego. Se lo representaba como un reptil con corona, portando una antorcha.

Un huracán es un ciclón tropical, que recibe ese nombre en ciertas regiones, como en el mar Caribe, el Golfo de México y en el Océano Pacífico (en su cuenca noreste). Está caracterizado por presentarse cuando hay baja presión en la atmósfera y el agua cálida de los mares se evapora, manifestándose por lluvias intensas y fuertes vientos, de más de 100 kilómetros por hora, en forma de espiral, alrededor de un centro, de unos 40 kilómetros de diámetro, que se conoce como el ojo del huracán, donde la temperatura es alta, sin nubes y la forma de circulación del aire es descendente.

Las épocas de huracanes suelen ser bastante predecibles. En el Atlántico suelen registrarse entre agosto y octubre, y en el Pacífico, entre mayo y noviembre.

Las pérdidas que ocasionan son devastadoras, tanto en víctimas humanas, como en animales, viviendas y objetos, siendo más destructivos cuanto más potente es la fuerza del viento, por lo cual se los clasifica en categorías según la escala de Saffir-Simpson. Los de categortía 4 y 5, son los más terribles, pues los vientos alcanzan más de 200 kilómetros por hora.

En Argentina, existe un club de social y deportivo llamado Club Atlético Huracán, especialmente conocido por su fútbol, ubicado en la ciudad de Buenos Aires, en el barrio Parque Patricios. Fue fundado el 1 de noviembre de 1908 y se lo apoda “El Globo”. Sus colores son el blanco y el rojo. Su clásico rival es el club San Lorenzo de Almagro.