Concepto de inmueble

Inmueble es una palabra de origen latino, que se derivó de “inmobilis” en el sentido de carente de movimiento, es decir, inmóvil.

Tienen el carácter de inmuebles por naturaleza, los terrenos, que surgieron inmóviles y continúan siéndolo, y también las cosas muebles que se han adherido al suelo en forma permanente, como los ladrillos y otros materiales que se han unido a la tierra para hacer una construcción, como una casa o un local de negocios, los que se convierten en cosas muebles, ya no por naturaleza, sino por accesión.

Los inmuebles están fijos en un lugar, por lo cual se los conoce también como “bienes raíces”, ya que pareciera como si hubieran echado raíces en ese lugar, y sacarlos de allí sería física y jurídicamente imposible. Si alguien intentara moverlos, los dañaría severamente.

Los inmuebles pueden destinarse a la agricultura, a la vivienda, al comercio, a la industria, etcétera. Pueden ser usados por sus dueños, o cederse en alquiler, comodato o usufructo. No todos los lugares destinados a vivienda son inmuebles, como el caso de una casa rodante, que es un bien mueble.

La propiedad inmueble, está sometida a tributos de acuerdo al valor del bien, representado por sus metros cuadrados, edificados y no edificados, la calidad de esa construcción y la ubicación de la misma. En la Antigua Roma la propiedad tenía la característica de ser inmune, pero en el siglo III se comenzó a establecer gravámenes sobre los inmuebles, como modo de recaudar dinero, para solventar los gastos públicos.

Para control de la identidad del dominio de los inmuebles, éstos se deben registrar; lo mismo que también debe hacerse con las hipotecas que los gravan; y con las transmisiones del dominio que se efectúen.

En torno a los inmuebles se ha montado un gran negocio, dedicado a la venta y alquileres de los mismos. Las inmobiliarias se encargan de establecer un nexo entre compradores o inquilinos y propietarios, y revisar las condiciones de las contrataciones asegurando a ambas partes, que se realicen de modo legal, a cambio de una comisión en dinero por su actuación.