Concepto de insuflar

El verbo de primera conjugación, regular y no pronominal, insuflar, procede etimológicamente del latín “insufflare”, integrado por el prefijo “in” que indica algo interior, y por “sufflare” que se refiere a la acción de soplar.
Su uso más común es en Medicina para hacer alusión a introducir a través de soplos, bocanadas de aire a quien presenta dificultades para respirar, o inyectar en un órgano, o en una cavidad, una sustancia líquida, gaseosa o pulverizada. ejemplos: “El hombre estaba desmayado y al insuflarle oxígeno, recuperó la conciencia” o “La insuflación rectal de ozono por medio de una sonda intrarectal, es muy empleada para aliviar dolencias tales como pólipos o pancreatitis”.

Sin embargo, también se utiliza cuando se insufla aire en algún elemento material no vital, para hacerlo cumplir su fin, como cuando insuflamos aire en un globo o pelota para inflarlos, o en una gaita, para que suene.
En la Construcción, se denomina aislante insuflado, al aislante térmico que se inyecta en las cámaras de aire que se encuentran vacías, con el fin de rellenarlas e impedir así que el aire pueda circular, evitando que tanto el aire frío como el caliente, ingresen a la vivienda.

Por extensión se aplica a aquellos casos en que se trata de que alguien recupere su fe, su confianza, su alegría o sus fuerzas, y se le da ánimos y amor para que lo consiga, por ejemplo: “Tus palabras me han insuflado el optimismo que necesitaba para seguir adelante luego de la tragedia que protagonicé”, “Tu compañía me insufla bocanadas de ternura que me consuelan en este momento aciago” o “Necesito que me insuflen un poco de confianza, pues tengo que rendir el examen y siento que no sé mucho”.