Concepto de irritación

La palabra irritación, es el resultado y también la acción de irritar, verbo regular de primera conjugación, cuya etimología nos remonta al latín “irritare”, tal vez derivado del adjetivo “inritus”, vocablo integrado por el prefijo de negación “in” y “ratus” en el sentido de “calculado” o “contado”.

Irritación es una palabra que puede entenderse básicamente en dos sentidos. Por un lado, se usa para hacer alusión a un estado de ánimo crispado, encolerizado o iracundo, que produce una sensación molesta de inquietud, zozobra y deseos de manifestar ese enojo de alguna manera: llanto, gritos, apatía, gestos de disgusto, violencia física o verbal, etcétera, causada por diferentes motivos y en diversos grados, dependiendo de la personalidad más o menos tranquila de quien sufre esa emoción. Ejemplos: “Siento mucha irritación cuando me subestiman, especialmente mi jefe, al que tendría ganas de insultar, pero no lo hago por conservar el empleo, y eso me está provocando problemas de salud”, “No es fácil que mi padre se irrite, pero a veces, con mi mal comportamiento logro sacarlo de quicio” o “Cuando estoy irritable, prefiero encerrarme en mi habitación hasta que se me pase así mi familia no tiene que soportar mi mala cara”.

En un segundo sentido, se habla de irritación cuando algún órgano del cuerpo resulta dañado de tal modo que esa herida, inflamación o llaga produce una sensación de incomodidad, picazón y ardor. Un órgano muy susceptible de irritación es la piel, que suele presentar un color rojizo al irritarse, además de provocar comezón. Son varias las causas de que la piel se irrite. Puede ser el roce de una prenda de vestir, la acción del sol, una reacción alérgica, la picadura de un insecto, una baja hidratación. La irritación en los ojos, puede ser provocada por un ambiente con humo de cigarrillo, por el cloro de una pileta de natación, por el uso excesivo de aparatos electrónicos, por una alergia o por infecciones. Además de verse rojos y picar, los ojos irritados pueden también producir secreciones. En las irritaciones de garganta, es en esa zona donde se registra la picazón, que puede ser provocada por amigdalitis, por alergias, reflujo gastroesofágico, deshidratación o rinitis. Una patología de etiología desconocida es el colon irritable, que es un síndrome digestivo, de tipo funcional, que afecta la calidad de vida de quienes lo padecen, pues sufren distención abdominal, diarrea o estreñimiento, que se alternan, y molestias en la zona del vientre, que aparecen por períodos.