Concepto de mellizo

La palabra mellizo surgió en español por derivación de la palabra latina “gemellus”, que dio origen a “gemellicius” que por evolución genética quedó como mellizo.

Si bien mellizo y gemelo tienen el mismo origen etimológico, se utiliza mellizo para designar a cada uno de los hermanos que nacieron en un mismo parto humano, pero de óvulos distintos, por lo cual pueden ser o no, parecidos entre sí, como cualquier otro hermano, aunque en este caso hallan compartido el útero en forma simultánea. Gemelos son los que nacieron de un mismo óvulo fecundado y por ello tienen aspectos idénticos y el mismo sexo.

Cuando los mellizos son tres, se habla de trillizos, cuando son cuatro, cuatrillizos y así sucesivamente.

Para que se produzca la gestación de mellizos, lo que no es muy común, es necesario que la madre tenga una ovulación múltiple (más de un óvulo liberado en el mismo ciclo menstrual) lo que puede ocurrir por causas hereditarias, por lo que, es probable que, habiendo mellizos en una familia, esta predisposición se herede y haya más casos en el seno familiar, por transmisión genética. Otras causas pueden ser la edad de la madre, ya que cuanto más avanzada sea su edad tiene mayor probabilidad de tener mellizos, además del sobrepeso. Pero lo que más aumenta la probabilidad de tener mellizos es la estimulación ovárica usando fármacos, y la fecundación “in vitro” donde se le implantan a la madre más de un embrión, lo que asegura mayores posibilidades de éxito.

Los embarazos múltiples son riesgosos, por lo tanto, se debe cuidar mucho de la alimentación y el descanso de la madre. Suelen adelantarse, y como el peso se divide entre dos, pueden nacer más pequeños que los que no comparten útero con un hermano.

Por extensión se habla de “mellizos” para hacer referencia a cosas que son exactamente iguales, como el caso de los autos mellizos, que es un estafa en la cual a un auto robado le colocan la patente de otro auto de la misma marca, y a veces, le colocan otro número de motor y de chasis para que no puedan identificarlo, y luego falsifican un título de propiedad automotor colocando esos nuevos números, con lo cual tienen la apariencia de ser autos legítimamente adquiridos, pero hay otro, con la misma identificación, que es el legal, que también está circulando.