Concepto de saturación

En Química, se logra la saturación, cuado en un fluido ya no puede disolverse otra sustancia, pues ya se ha agregado todo lo posible. Esto lo notamos si añadimos azúcar a un café a un té; llega un momento que el azúcar ya no puede disolverse. Mientras pueda agregarse más soluto al solvente, la solución recibe el nombre de no saturada. Es saturada cuando por más que se mezcle, el soluto se deposita en el fondo del recipiente.

Existen algunas mezclas homogéneas que nunca se saturan, como el agua y el alcohol.

También se aplica a otro fenómeno: cuando en un recipiente cerrado no puedan escapar las moléculas en estado de vapor, algunas de ellas se condensarán, al ser atraídas otra vez por las moléculas del líquido. Cuando sean iguales las partículas que se condensen por segundo con respecto a las que se vaporicen en ese lapso temporal, habrá saturación.

Se utiliza la palabra saturación, además, para designar el estado de un compuesto químico que ya no admite, por carecer de valencias libres, otros elementos nuevos.

La saturación de oxígeno se refiere a la cantidad de oxígeno que está disponible en la sangre. Ésta logra oxigenarse en los pulmones, donde las moléculas de oxígeno desde el aire, van hacia la sangre y allí, mezclándose con la hemoglobina dan lugar la oxihemoglobina, que transporta la sangre. Las células del organismo necesitan de oxígeno, por lo cual es necesario un nivel adecuado de saturación, que es de entre 95% y 100%, siendo un poco más bajo en los fumadores. Si el nivel de saturación, está por debajo del 90%, hay hipoxemia, y se sufre problemas respratorios (falta el aire). Para realizar la prueba de los niveles de saturación se emplea la pulsioximetría, que usa un pequeño dispositivo electrónico, denominado oxímetro de pulso, que se asemeja a un broche, que en general se coloca en la yema del dedo.

En Meteorología, se habla de saturación, cuando la atmósfera ha llegado a contener el máximo de vapor de agua, en sus condiciones de temperatura y presión.

Por extensión se aplica a todo lo que está repleto, y es imposible que pueda agregarse otra cosa. Por ejemplo, “este automóvil está saturado de gente”, o “mi cabeza está saturada de conocimientos”, o “los nervios me tienen saturado”, usándose también para casos en que lo que llega a su máximo límite es la paciencia: “Juan me tiene saturado con sus lamentos”.

Se produce la saturación en un color cuando llega a su máximo tono, agregándole blanco o negro. No debe convertirse en otro color, ni en blanco ni en negro.