Concepto de subsuelo

La palabra subsuelo, está integrada por los siguientes términos de origen latino: el prefijo “sub” que indica debajo, y el sustantivo “solum” en el sentido de suelo o basamento.

Subsuelo es entonces lo que se encuentra por debajo del suelo o terreno. La tierra está conformada por capas. Todo lo que está debajo de la capa superficial, es el subsuelo, que está formado por partículas que pueden degradarse parcialmente y allí se arraigan las raíces de los árboles.

Pero también el subsuelo contiene riquezas, y la propiedad de las mismas es regulada de diversas maneras según cada Estado. Por ejemplo, en Estados Unidos son de dominio privado; en cambio en América Latina son de propiedad pública. Un caso de regulación diferencial lo encontramos en las leyes peruanas y argentinas donde lo que se extraiga de la explotación de hidrocarburos es de terceros, lo que permite que existan concesionarios que exploten los yacimientos en su beneficio. En argentina se concesiona a cambio de una regalía, que es de aproximadamente el 12 % de la producción bruta.

El subsuelo es, además rico en minerales en muchas regiones. Por ejemplo, en Huelva (España) del subsuelo se extrae pirita, hierro y cobre. La minería subterránea requiere que se realicen túneles o galerías con el fin de poder penetrar en las rocas y llegar al yacimiento.

Como vemos, si bien el subsuelo no es visible a simple vista, el ser humano se ha ocupado de llegar hasta él para aprovecharlo, lo que también genera grandes impactos ambientales.

La falta de espacio en las grandes ciudades ha hecho que el subsuelo cobre mucha importancia para reducir los problemas de áreas construidas, cada vez más amplias. Muchos edificios por esa razón, se construyen con subsuelos, para aprovechar el espacio, no solo hacia arriba, sino también hacia abajo: “El edificio en que vivo tiene subsuelo y tres pisos” o “Se han construido cocheras en el subsuelo para ganar terreno”.