Concepto de vara

La palabra vara procede de idéntico término latino, y se emplea para designar un palo o rama, sin hojas, en general, delgado, tosco y torcido, y, a veces bifurcado.

Por ejemplo: “El niño juntó varas, y se puso a jugar con ellas, usándolas a modo de sable”, “Lo sorprendió la noche en medio del campo, e hizo una fogata con unas varas que encontró” o “El anciano, usaba una vara a modo de bastón”.

Las varas, son también símbolo de la justicia, pues al ser una antigua unidad de medida, ser ecuánime con las partes en litigio, significaba medir con “la misma vara”. En la Edad Media, en la España dominada por los árabes, había un funcionario, llamado Al kadí, que decidía disputas sobre cuestiones de vecindad, basadas especialmente en temas de conflictos de límites. Este Juez, poseía una vara oficial, que establecía una unidad de medida incuestionable: la vara lineal equivalía a 0,65 metros, y una vara cuadrada era equivalente a 0,4225 metros cuadrados.

Derivado de este antecedente, pueden, las varas, en forma de bastón, representar el mando o autoridad. Son conocidas como manípulos y se usaron desde los comienzos de la historia, como parte del protocolo. Son usadas, actualmente, por los titulares de municipios y alcaldías, por ejemplo, en España. Son varas cortas, con una empuñadura metálica, y se utilizan durante los actos formales.

Por extensión, se utiliza para decir que alguien tiene mucha o poca autoridad: “Tiene la vara alta o baja”, respectivamente; y también cuando se pretende demasiado, de uno mismo o de otro: “Mi hijo tiene la vara alta, quiere ser ingeniero y destacarse en la profesión” o “El profesor tiene la vara alta, y exige mucho de sus alumnos”.

Como unidad de medida de longitud, la vara fue utilizada en España y Portugal, y sus colonias, equivalente a tres pies, variando su longitud según las regiones, aunque la más utilizada fue la vara de Burgos, de 0,835905 m.

La vara belga, utilizada en la comunidad francesa de Bélgica, era una unidad de superficie, equivalente a 436 m².

En los cuentos para niños, varas pequeñas (varitas) son dotadas de poderes mágicos, y permiten a las hadas, realizar buenas acciones.

En la Biblia, la vara, se usa como símbolo de autoridad, como en el caso de Moisés, cuya vara simbolizaba que Dios le había dado el liderazgo, y, en el caso de Aarón, aseguró su sacerdocio, cuando su vara de almendro, fue la única que dio brotes, de entre las que les fueron asignadas a cada una de las doce tribus. En varias ocasiones, la vara, también es usada para infringir castigos. Por ejemplo, Dios, en el libro segundo de los Reyes, promete el castigo del infiel, con una “vara de hombre” y en el Nuevo Testamento, se le proporciona golpes de vara, al criado infiel.