Concepto de vejiga

La palabra vejiga es un sustantivo femenino que se originó en el vocablo latino “vesica”, a su vez tomado del griego κύστις (léase “cistos”).

La vejiga es un órgano hueco del cuerpo de los mamíferos, que contiene la orina que le llega desde los riñones, que es el órgano que la produce. La vejiga semeja una bolsa recolectora. En los humanos, se localiza en la pelvis, al igual que la uretra, que conforman la parte excretora del aparato urinario, junto con los cálices, la pelvis renal y los uréteres, de donde procede la orina, que la vejiga almacena, adquiriendo, al estar llena, una forma esférica (cuando está vacía se asemeja a un tetraedro). Luego la orina es expulsada, por el mecanismo de la micción, afuera del organismo, por medio de la uretra. La vejiga, la uretra, y sus funciones, están contraladas por nervios y músculos (los de la pelvis que sirven para sostenerla y los del esfínter que abren y cierra la uretra, y permiten que la orina pueda ser retenida o salir).

La vejiga posee una pared integrada por tres capas: la cerosa, la muscular y la mucosa. En el interior de la vejiga hallamos el trígono vesical, de formato triangular, donde penetran los uréteres; el ápex vesical, y la zona donde se almacena la orina, llamada cúpula vesical.

La vejiga almacena unos 300 centímetros cúbicos de orina, antes de que aparezca la necesidad de orinar. Cuando la persona padece cistitis, esta capacidad se reduce, pues el deseo de orinar aparece casi enseguida. Si la persona retiene la orina, puede llegar a caber en la vejiga hasta tres litros. Esto no es aconsejable, pues los músculos del suelo pélvico pueden dañarse.

Entre las enfermedades más frecuentes de la vejiga, podemos nombrar a la incontinencia urinaria, que en los niños se denomina enuresis, siendo muy frecuente en personas ancianas, o en aquellos adictos al alcohol o a las drogas, o con problemas psiquiátricos.

Cuando la vejiga se inflama, frecuentemente por agentes infecciosos, se habla de cistitis, que causa la necesidad de orinar con suma frecuencia, acompañada de dolor y ardor al hacerlo. Puede registrase, además, fiebre.

La cistoscopia

Es el método que utilizan los médicos urólogos para realizar una exploración con fines diagnósticos de la uretra y la vejiga, hacer biopsias y resecciones de lesiones. El estudio consiste en introducir un tubo de escaso diámetro, dotado de luz y cámara de video, por el meato uretral.

Otro sentido del término

También se le dice vejiga, a los bultos que aparecen en la piel, cuando ésta se inflama como consecuencia de roces, lastimaduras o quemaduras.