Concepto de alférez

La palabra alférez procede del árabe “al-fāris” que se traduce como “el jinete” o “el caballero”, siendo en sus orígenes el título asignado a quien reemplazaba al rey en caso de ausencia, en el mando civil y militar, tal como lo expresan las Siete Partidas, en los reinos ibéricos medievales del norte de la península, a imagen de la organización de los reinos musulmanes, que estaban ubicados al sur; pero luego fue variando su significado para aplicarse a los cargos menos reconocidos.

Actualmente, con variantes, se usa en las Fuerzas Armadas de varios Estados del mundo, para identificar a su grado inferior. Por ejemplo, en España, lo obtienen antes graduarse en la Academia Militar y también se les otorga a los reservistas que defienden a su patria en forma voluntaria y temporal; en Colombia, obtienen el grado de Alférez quienes están en el último año de la Escuela de Cadetes; y, en la policía, se alcanza ese grado, luego de un tiempo de formación (dos años para alumnos bachilleres y siete meses para los profesionales). En Argentina, y dentro de la Fuerza Aérea, el alférez, es el grado que se logra luego de graduarse en la Escuela de Aviación Militar, antes de lograr el grado de teniente. En la OTAN equivale al grado de Teniente, y se le ha asignado el código OF-1.

En el cabildo indiano, el alférez real era uno de sus miembros, con cargo puramente honorífico, que desfilaba con el estandarte real, representativo de la Corona, en las ceremonias oficiales y días patrios.

En Cuzco, en la época virreinal, existió el Alferazgo Real de los Incas, a partir su creación por Real cédula del 9 de mayo del año 1545. Era una institución mestiza, que permitía que las doce casas de la nobleza incaica, que habían ejercido el mando antes de la llegada de los españoles, pudieran nombrar dos electores cada una, para integrar el Cabildo de Indios Nobles, que nombraban al Alférez Real.

El grado de “Alférez provisional”, creado por decreto número 94, en septiembre de 1936, se otorgó durante la Guerra Civil Española, y mientras durara la guerra, a los oficiales, con formación media o superior, con título de bachillerato y edad de entre 20 y 30 años, que se alistaban de modo voluntario en el bando sublevado, como modo de reemplazar las bajas producidas, entre los oficiales de carrera. Su símbolo era la estrella dorada de seis puntas. En 1865, se erigió en la ciudad de Madrid un monumento al “Alférez provisional”, en agradecimiento a sus servicios y valor, ya que muchos perdieron la vida por la fuerte convicción que los llevaba a realizar actos heroicos.