Concepto de anfitrión

La palabra anfitrión tiene su origen en un mito griego. Anfitrión era un rey de Tirinto (en el Peloponeso) bisnieto de Zeus. Su prometida era Alcmena, de quien el Dios Zeus estaba enamorado. Aprovechando que Anfitrión hacía tiempo se hallaba en una campaña militar, y justo antes del día de su regreso, Zeus tomó la forma de Anfitrión y se presentó ante Alcmena, quien lo recibió con mucha pasión luego de tanto tiempo, creyendo que se trataba de su amado. Sin embargo, cuando al otro día regresó el verdadero Anfitrión, percibió el engaño y se enfadó mucho. Solo cuando Zeus le explicó a Anfitrión, quien preso de furia quería matar a Alcmena; que la mujer era inocente, el rey cambió su actitud, considerando un honor que el propio dios Zeus hubiera tenido intimidad con ella, e invitándolo a regresar cuando quisiera.

Es por esta razón que se conoce en la actualidad como anfitrión a quien recibe a alguien en su casa. Un buen anfitrión es quien comparte con sus invitados, sus comodidades, y los trata con agrado y respeto. Existen normas de cortesía que se deben conocer y aplicar si se desea ser un buen anfitrión. Las pautas a seguir dependerán si el invitado viene a quedarse a pasar unos días o si solo viene a compartir una merienda, un almuerzo o una cena, y el grado de confianza que se le tiene. No se les debe reprochar la tardanza, conocer sus gustos y preferencias, mantener una conversación amena sin ser indiscretos; no insistir en que beban o coman si no lo desean, y tener todo dispuesto en forma aseada y prolija.

También se aplica a personas jurídicas, cuando reciben a representantes de otras entidades en su sede: “El país anfitrión preparó una colorida gala para recibir a los miembros representativos de las naciones amigas que se reunieron para tratar asuntos de interés común” o “Nuestra escuela fue anfitriona de otras de la región y preparamos un gran recibimiento para los alumnos de los otros establecimientos educativos y sus maestros”.
En Literatura, “Anfitrión” es la obra del comediógrafo Plauto, de origen latino que vivió entre los años -284 y -184. Es una obra teatral, ambientada en Tebas, que consta de un prólogo y cinco actos, donde se relata la campaña militar del legendario Anfitrión enfrentando a los teléboas, un pueblo de Etolia y lo acontecido a su regreso como se explicó en el primer párrafo.