Concepto de cábala

La palabra cábala es de origen hebreo y significa “lo recibido” que se toma como equivalente a tradición. Se trata de una escuela de pensamiento, nacida en Francia y España entre los siglos XII y XIII, y que el judaísmo jasídico, corriente fundada por el rabino Israel ben Eliezer, de origen polaco, popularizó desde el siglo XVIII. Trata de encontrar en el Pentateuco o Torá sentidos ocultos, por lo cual, se enrola en el esoterismo y es una práctica tan antigua, que ya la ejercían los profetas bíblicos.

Es una experiencia que debe ser vivida, y no puede enseñarse de modo teórico. Implica un estado de intimidad con lo divino, que habría experimentado el primer hombre, Adán, antes de pecar. Es una meditación, que intenta descubrir los secretos, que Dios reveló, según la Biblia a algunos elegidos, a quienes les dio instrucciones que debían dar a conocer y otras que debían mantener ocultas.

Los cabalistas son los que logran llegar a los misterios e interpretarlos, siendo el más importante el nombre secreto de dios. Todo problema ontológico es su preocupación y los cabalistas consideran que estos misterios que intentan descubrir, son anteriores a cualquier religión.

A pesar de no poder ser enseñada, hay textos importantes, para entender la cábala, como “El libro de la formación” o Sefer Yetzirah, que se redactó entre los siglos III y IV, que transmite las enseñanzas orales, que habría hecho Abraham. Otro libro fundamental es el Zohar, que se traduce como “esplendor”, donde se analiza al universo, dividido en el imperio de la luz con diez esferas, y el de las tinieblas, con otras tantas.

La cábala contemporánea, tuvo inicio con el rabino Isaac Luria (1534-1572) quien ejerció su acción en el norte de Israel, en la comunidad de Safed. A Isaac Luria, sus discípulos lo consideraron un santo y le atribuyeron milagros, siendo ellos los que plasmaron por escrito las enseñanzas de su maestro.

Desde el Renacimiento, se usó la cábala para vincularla con otras religiones o creencias, pero con el Iluminismo del siglo XVIII, donde la razón cobró enorme prestigio, la cábala pasó a estudiarse de modo secreto y clandestino, asociada a la magia.

A partir del siglo XX, la cábala, como reencuentro espiritual, se ha transformado en un movimiento que trasciende al judaísmo.

Otro uso del término, es para designar las conjeturas que pueden hacerse sobre cosas que van a ocurrir, especialmente basadas en supersticiones, por ejemplo: “Por cábala, siempre llevo puesto el anillo de mi abuelo, cuando tengo que concretar algo importante”, “Siempre, por cábala, cuando doy el primer paso del día, lo hago con el pie derecho” o “Necesito una cábala para no ponerme nervioso el día que le declare mi amor a la mujer de mis sueños”.

Buscar otro concepto