Concepto de candidato

La palabra candidato se originó en el latín “candidatum”, a su vez derivado del adjetivo “candidus” que puede traducirse como color “blanco brillante”, y por extensión se aplica a lo “puro” e “inmaculado”. En la antigua Roma, era el color que escogían los que tenían interés en ocupar cargos públicos, y de allí, que pasó a usarse candidato para designar a quien tiene pretensiones de ocupar un puesto, un lugar, una posición o un cargo, privado o público.

En el ámbito privado

Un candidato en las relaciones privadas es todo aquel que aspira a obtener una cosa (premio, distinción, objeto) o un status social, por ejemplo: “Mi hija tiene dos candidatos que rivalizan por convertirse en sus novios”, “Tengo en venta mi casa y se presentaron dos candidatos haciendo ofertas de compra”, “Hay dos candidatos que aspiran a ganar el Premio Nobel”, “No hay ningún candidato para hacerse cargo de la administración de los bienes de la fábrica” o “Tengo varios candidatos que respondieron a mi anuncio de oferta de empleo, los entrevistaré y pediré informes sobre ellos a sus anteriores empleadores, antes de tomar una decisión”.

En el ámbito público

Un candidato es aquel que aspira a ocupar un cargo en el gobierno del Estado, al que arribará si es elegido por la ciudadanía en elecciones democráticas. Los candidatos pertenecen a partidos políticos, cuyos militantes los han escogido en elecciones internas, como sus representantes para competir en las elecciones, y, eventualmente, llegar al poder.

En Argentina, cuando hay más de un candidato para ejercer un mismo cargo dentro del mismo partido, se recurre a las PASO (Primarias Abiertas Simultáneas y obligatorias) para definir cuál es el más votado, y él competirá en las elecciones definitivas.

La Constitución de cada país, determina los requisitos que debe tener una persona para ser candidato a los cargos electivos. En Argentina estos cargos son para desempeñar el Poder Ejecutivo y Legislativo a nivel nacional, provincial y municipal. Por ejemplo, para ser presidente se necesita haber nacido en Argentina o ser hijo de ciudadanos nativos, tener no menos de 30 años de edad, y haber sido ciudadano argentino por lo menos seis años, con al menos dos años de residencia inmediata.

En México, el candidato a Presidente debe cumplir, para poder asumir si es electo, los siguientes requisitos: ser mexicano de nacimiento, tener pleno goce de sus derechos, por lo menos 35 años, residencia en el país en el año anterior a la elección, no ser sacerdote ni ministro de ningún culto, y si pertenece al ejército, no estar en servicio activo (al menos seis meses con anterioridad al día de la elección).

En Estados Unidos los requisitos exigidos al candidato a Presidente para poder asumir son: tener al menos 35 años, ser ciudadano estadounidense por nacimiento y residente en el país por 14 años, por lo menos.