Concepto de celada

La palabra celada, procede etimológicamente del vocablo latino “caelāta” que alude a un yelmo labrado, siendo un yelmo la parte de la armadura con que se protegían los combatientes, que luchaban a pie o a caballo, sus cabezas y caras, a partir del siglo XV, como evolución del bacinete medieval, que era de hierro y cubría el cuello y las orejas, pudiendo tener visera o carecer de ella.

La celada, de forma semiesférica, estaba hecha con láminas articuladas de acero, en la zona de la nuca, para permitir el movimiento de la cabeza, y si tenía visera, ésta consistía en un hueco en la zona de los ojos, con rejillas, para que el guerrero pudiera ver, y, en otros casos, la visera podía descorrerse.

Había de diferentes tipos. Por ejemplo, las de encaje, eran llamadas así porque estaban encajada en la parte superior de la coraza, y protegían el cuello y la barba, pero no la garganta; las engoladas penetraban en el reborde la gola, que era la pieza de la armadura que cuidaba la garganta; las de infante, contaban con una visera móvil y un crestón.

En los blasones representativos del linaje, las celadas eran representación de nobleza, pues solo los caballeros podían ostentarlas.

En el siglo XVI, la celada evolucionó hacia la borgoñota, un casco más liviano y elegante, dotado de crestón, que dejaba descubierto el rostro.

También se conoce como celada, a las emboscadas que preparan individuos armados, que se esconden para sorprender al enemigo, y salir de su lugar oculto, de modo sorpresivo, con el fin de atacarlos.

Por extensión, cualquier engaño, que suponga tender una trampa, de modo malicioso, puede ser considerado una celada, por ejemplo: “Caí en la celada que me tendieron mis compañeros de trabajo, pues me contaron que un empleado había sustraído dinero de la caja; se lo conté a mi jefe, y al ser una mentira; perdí la oportunidad de un ascenso” o “Estafaron a una anciana, con una celada; haciéndose pasar por empleados bancarios, para que les confiara sus ahorros”.

Como estrategia, en el juego de ajedrez, una celada, es una trampa del adversario, que ofrece una pieza, para tentarlo, y luego, hacer él, una jugada más provechosa.

En el Cine, “la Celada”, cuyo título original es “Sitting Target” es una película británica de 1972, que fue dirigida por Douglas Hickox. Trata de un asesino que planea sus venganzas, al escapar de prisión, contra su esposa infiel y quienes lo delataron.

Buscar otro concepto