Concepto de colonato

La palabra colonato, se deriva del verbo “colere” que alude a la acción de habitar una tierra para cultivarla, mientras que el sufijo “ato” hace referencia a que se trata de una institución, ya que el colono en la Roma monárquica, republicana y en la primera parte del impero (alto imperio) era el que cultivaba la tierra, ya sea como dueño o como arrendatario.

El colonato como sistema de trabajo de tierras ajenas, por parte de un hombre libre, pero que carecía del derecho de abandonarla, por lo cual su libertad no era plena; fue esbozdo por el emperador Diocleciano y consolidado por el emperador romano Constantino en el siglo IV, en medio de una profunda crisis económica y política que se había iniciado en el siglo III, que también afectó al sistema esclavista, por la falta de guerras de conquista.

La condición de colono, en sus inicios, la tuvieron los esclavos liberados, cuya manutención comenzaba a ser una pesada carga para sus dueños. Luego se heredaba de los padres o solo de la madre, o podía ser resultado de un acuerdo entre el colono agobiado por las cargas impositivas que debía pagarle al Estado si trabajaba por su cuenta, y el latifundista, dueño de la tierra, quien también le proporcionaba las herramientas de trabajo. El colono le abonaba un tributo al dueño, su patrono, por su uso, pero gozando de las ganancias y utilidades de una parte de la cosecha, de las que podía disponer con permiso del dueño.

El colono no podían decidir abandonar la tierra, y si ésta se vendía, el colono era parte de lo adquirido por el nuevo dueño.

También estaba privado el colono de ejercer cargos públicos, formar parte de la milicia o de órdenes religiosas, en éste último caso, sin permiso de su patrono.

A través de un edicto (norma general) Constantino dispuso que era obligación de quien encuentre un colono, devolverlo a su dueño, y que tenga a su cargo los impuestos por el tiempo que tardara en reintegrarlo, facultándose a encadenar a los colonos que pretendieran huir.

El colonato era una situación permanente, y, como dijimos, transmisible por herencia. Sin embargo, el dueño de la tierra podía manumitirlos por su propia decisión, como hacía con los esclavos que se convertían en libertos. También lo lograban, si vivían como hombres libres durante treinta años. La iglesia también podía concederles ese beneficio.

El colonato es el antecedente del sistema feudal imperante en la Europa medieval, donde el concepto de derecho de propiedad se vuelve más difuso.

Buscar otro concepto