Concepto de engreído

La etimología de la palabra engreído es dudosa. La hipótesis más aceptada es que procede del latín “incredere”, vocablo integrado por el prefijo de interioridad “in” y por el verbo “credere” que puede traducirse como “creer”.

Engreído es aquel que se considera superior a los otros, que es un ser especial y diferenciado por cualidades extraordinarias, físicas y/o intelectuales, y que por ende merece ser alabado y destacado.

No se trata de quien se siente seguro de sí mismo y se valora, pues tener alta la autoestima y la confianza en uno mismo es positivo; el engreído se sobrevalora, y menosprecia las cualidades ajenas, siendo por lo tanto un grave defecto, encubriendo una personalidad débil, insegura y temerosa. Quien realmente confía en sí mismo no es engreído, sino humilde, ya que no necesita llamar la atención sobre sus virtudes, que sabe que están allí, al igual que aprecia las de otros. Reconoce sus defectos con naturalidad, tiene claro que no hay seres humanos perfectos.

Muchas veces se forjan engreídos, por problemas en la educación de los niños. Aquellos niños que son demasiado consentidos, que nunca tuvieron límites en sus acciones, que no saben compartir con otros niños, teniendo más de cinco años, es probable que se conviertan en adultos engreídos.

El engreído no escucha ni acepta opiniones, consejos ni crítica, solo elogios, y se rodea de gente sumisa y obsecuente, que agrande aún más, su enorme ego. Puede aparentar ser agradable y simpático para lograr ser admirado, pero pronto quienes lo rodean, perciben su aire de superioridad y de menosprecio hacia el entorno.

Conviene alejarse de esas personas, pero lamentablemente, a veces están en el seno de nuestra familia, son compañeros de trabajo, o peor aún, son nuestros jefes. En esos casos conviene ignorar sus autoelogios, y estar confiados en nuestras capacidades, sin dejarnos abatir por sus comentarios sobre sus hazañas y nuestros mínimos logros.

Son sinónimos de engreído: petulante, soberbio, egocéntrico, vanidoso, jactancioso, arrogante y creído.

Ejemplos de uso

“El escritor es muy talentoso, pero sumamente engreído, lo que provoca que la gente compre menos sus libros a pesar de ser muy buenos”, “Mi prima es bonita, pero al ser tan engreída resulta antipática” o “Porque tiene dinero se cree superior al resto de las personas de la familia, el engreído nunca los visita”.

En la Biblia

Ser engreído es pecaminoso. En el Deuteronomio se menciona que no se debe ser engreído y olvidarse de Dios, que liberó a su pueblo de la esclavitud en Egipto. El apóstol Pedro expresó que Dios valora a los humildes y resiste a los soberbios.