Concepto de ensalzar

La palabra ensalzar procede del latín “exaltiare”, en sentido de exaltar o engrandecer a algo o a alguien, resaltando sus virtudes y méritos de modo genuino, sin esperar nada a cambio y por simple admiración o agradecimiento; o para obtener algún beneficio, teniendo el objeto o sujeto las grandes cualidades que se le atribuyen; o, de modo hipócrita, para conseguir un fin, sabiendo que no las posee.

Por ejemplo: “El paciente se recuperó de una grave enfermedad y ensalzó a los médicos y enfermeros que lo atendieron con tanto cariño y dedicación”, “El empleado ensalzó las virtudes de su jefe como líder empresarial, y sus compañeros, a pesar de también apreciar a su patrón, lo vieron como una estrategia del subordinado para lograr un ascenso” o “El maléfico joven ensalzó públicamente las potencialidades intelectuales de un compañero de clase, para que todos los demás se birlaran de él, ya que le cuesta mucho avanzar en sus estudios” o “Mi primo ensalzó a nuestro abuelo para conseguir que le prestara dinero, diciéndole que es una persona amable, cariñosa y comprensiva, cuando todos sabemos que tiene muy mal carácter y no es abierto al diálogo”.

Lo que se ensalza, aun de modo sincero, no siempre puede resultar positivo o loable para todos, pues hay diversas miradas sobre lo que es digno de destacar, lo que varía en función al tiempo, a la cultura o las personas en particular. Por ejemplo: “A comienzos del siglo pasado se ensalzaba a la mujer que se dedicaba a su hogar y evitaba salir a trabajar. Hoy, sin desmerecer a quienes eligen voluntariamente ser amas de casa, no se critica a las mujeres que quieren ser exitosas en el campo laboral”, “Algunos ensalzan las virtudes del capitalismo, y otros lo consideran opresivo para la clase obrera”, “Mientras muchas personas ensalzan el valor de la religión y las creencias por la fe, para otros solo vale como cierto, lo que es producto del conocimiento científico.

Ensalzarse a sí mismo, es propio de las personas egocéntricas, narcisistas y petulantes, salvo en ocasiones en que las circunstancias lo ameriten como puede ser en una entrevista de trabajo donde se deben realzar las cualidades personales para conseguir el empleo, pero, incluso en este caso, tampoco conviene exagerar, para no pasar por una persona soberbia.

En el cristianismo, auto-ensalzarse es considerado digno de castigo, y así puede leerse en el evangelio de Lucas donde dice que serán humillados los que se ensalzan y los que se humillan conseguirán ser ensalzados, reforzando el valor de la humildad.