Concepto de fallido

Fallido es el acto y efecto del desusado verbo “fallir”, del cual es su participio. Fallir, del latín “fallere” significa errar, equivocarse, engañarse o fallar.

Lo fallido es lo que resulta mal o con resultados adversos. Son acciones ineficaces y que contrarían las expectativas tenidas en cuenta cuando se realizó la acción, lo que produce desencanto y desazón, aunque también puede representar, cuando no se trata de algo irremediable, una oportunidad de aprendizaje, para mejorar y tratar de hacerlo mejor.
Ejemplos: “Intenté aprobar el examen, pero fue fallido el resultado, y deberé estudiar más para rendirlo en la siguiente fecha, en la que espero tener un mejor desempeño”, “Inicié un negocio, pero tuve que cerrarlo a los pocos meses, ya que solo me dejaba pérdidas. Aprovecharé esta experiencia fallida para perfeccionar mi idea y mis estrategias de venta” o “Los médicos trataron de resucitar al paciente, pero fueron fallidas todas sus intervenciones y finalmente falleció”.

En Derecho Penal, cuando la comisión del delito no se concreta, por cualquier causa que frustre los planes de los delincuentes, si aún no comenzó a ejecutarse, nos e aplica condena, y, si tuvo principio de ejecución, será castigado con una pena menor que si se hubiera consumado, pues quedó en grado de tentativa.

En Psicología, y dentro del Psicoanálisis, un acto fallido o desliz freudiano, es aquel donde el sujeto dice o hace (u omite) algo diferente de lo que conscientemente quería expresar u ocultar, revelando su intención inconsciente. Ejemplos: “Llamé a mi nuevo novio con el nombre de mi anterior pareja, en un fallido imperdonable, y tendré que descubrir si aún sigo enamorada de quien tanto me hizo sufrir”, “Tuve un descuido y olvidé mi celular en la casa de mi prima, que sé que le gusta leer conversaciones ajenas, y hay una en la que ella está involucrada de modo que me compromete. Tal vez fue un acto fallido para que se entere de lo que pienso de ella, y me atrevo a decirle de modo directo”.