Concepto de retiro

La palabra retiro hace referencia a la acción y al resultado del verbo retirar, que se integra por el prefijo de regresión o reiteración, “re” y por “tir” vocablo probablemente tomado del iranio, que se refería a una flecha. Retiro es aquella conducta que consiste sacar algo, o en salir de un lugar, apartarse o separarse.

Como acción, es quitar ciertos elementos o cosas, materiales o inmateriales, restándolos del total o sacándolos en su integralidad, por ejemplo: “Retiro mil dólares de mi cuenta bancaria”, “el gobierno ha efectuado el retiro de sus tropas de ocupación en el país extranjero”, “Retiro mis palabras agresivas y pido disculpas”, “Le he retirado la confianza a mi amigo porque me defraudó”, “He retirado las ideas ambiciosas de mi mente y ahora tengo proyectos más realistas” o “Han retirado los muebles de la casa, para proceder a la mudanza”.

También puede emplearse el término, para designar el hecho de alejarse físicamente de un lugar o dejar un cargo: “Ya es tarde, buenas noches, me retiro a descansar”, “Me retiré de la fiesta cuando todavía no se había marchado nadie, porque me estaba aburriendo” o “Me he retirado de mi empleo, pues no cumplía mis expectativas.

Retiro es usado también como sinónimo de fin de una carrera profesional, científica, literaria, deportiva o artística. Cuando se cumplen los requisitos que la ley contempla, y se han efectuado aportes provisionales, ya sean hechos en relación de dependencia o como autónomos, el retiro se acompaña de una jubilación, donde podrá gozarse de un salario mensual, que, en general es algo menor que lo percibido en actividad.

Ejemplos: “El jugador de renombre internacional anunció su retiro, y dejó a todos asombrados”, “El hombre trabajador y honrado, fue homenajeado por sus jefes y sus compañeros de trabajo al momento de su retiro” o “Con lo que cobre durante mi retiro, no creo que pueda darme muchos lujos”.

Además, las personas, en forma individual o grupal, pueden organizar un retiro, con el objetivo de hallar paz espiritual y la búsqueda de su “yo” interior. Si se trata de retiros religiosos, importan un encuentro con Dios, a través de la oración y la fe. Se eligen lugares tranquilos, alejados del ruido, los placeres mundanos y los avances tecnológicos.

Dentro del campo de la Geografía, en Madrid existe un parque público recreativo, llamado Parque del Retiro, de gran valor turístico e histórico ya que allí podemos apreciar, entre otras obras, el Palacio de Cristal, construido en el año 1887, con motivo de la Exposición de las Islas Filipinas, hecho en metal y cristal. Allí se realizan exposiciones artísticas, actualmente. También hallamos el Monumento a Alfonso XII, de principios del siglo XX, de 86 metros de largo, 30 metros de altura y 58 metros de ancho; y la Puerta de Felipe IV.