Concepto de revuelta

La palabra revuelta, nos llegó desde el latín “revolutus”, que se integra por el prefijo reiterativo “re” y por “volutus”, que alude a un movimiento que se hace sobre un punto. Una revuelta, puede ocurrir en un camino, por tierra, aire o agua, cuando el cambio de dirección es grande, pero, sin lugar a dudas, donde se usa con mayor frecuencia el vocablo revuelta, es en el plano sociológico y político, para referirse a un movimiento de personas, que, espontánea, violenta y desordenadamente, expresan sus reclamos o exigencias, alterando la calma y el orden general.

La revuelta social, tiene como objetivo, ser visualizada y general caos, para que las autoridades, viendo peligrar su estabilidad en el poder, accedan a las pretensiones de los revoltosos, en general, minorías que sufren abusos de poder, o habitantes, a quienes se les niegan derechos, por ejemplo: “Los internos organizaron una revuelta en la cárcel exigiendo mejor trato y condiciones edilicias más óptimas” o “La revuelta de los estudiantes, para manifestarse contra los directivos del establecimiento, fue severamente sancionada”.

Una revuelta necesita contar con un número relativamente grande de personas que coincidan en sus pretensiones o quejas, y que estén lo suficientemente exaltados, como para provocar disturbios, actuando la masa, como un estimulante de la efervescencia popular.

Las revueltas, que en general solo pretenden reivindicaciones puntuales, cuando se extienden a lograr medidas más profundas y radicales, y logran sus propósitos, pueden generar revoluciones, verdaderos y profundos cambios en los planos, político, económico o social. Cuando las revueltas tienen fines de tipo militar, se habla de rebeliones, por ejemplo, cuando hay un levantamiento de las tropas contra su comandante.

Solo a modo de ejemplo, en la antigüedad, podemos mencionar la revuelta de esclavos, liderada por Espartaco, esclavo romano de origen Tracio, que generó una verdadera guerra contra Roma, hasta ser sofocada la revuelta y casi todos los rebeldes crucificados. En el siglo XIV, citaremos a la revuelta campesina en Flandes, causada por el aumento del precio de los cereales, la crisis de la industria de paños, frente a la competencia italiana, la alta carga impositiva establecida por el señor feudal, el conde Luis I, y el pago del diezmo. Los rebeldes, en su mayoría, campesinos fueron vencidos en la batalla de Cassel, en el año 1328; en el siglo XV, la revuelta de Florencia contra los Médici, familia de políticos, banqueros y mecenas, que manejaban la economía y el nombramiento de los cargos públicos de la ciudad; y en el siglo XX la revuelta árabe, encabezada por el regente o jerife de la ciudad de La Meca, contra el Imperio Otomano que pretendía controlar a los pueblos árabes.

Buscar otro concepto