Concepto de trotskismo

Se denomina trotskismo a una doctrina política fundamentada en el ideario marxista del político soviético León Trotski (1879-1940) líder del movimiento revolucionario ruso de 1917, que logró imponer al comunismo en el poder.

Otras vertientes del comunismo son el leninismo, seguidores de Lenin (1870-1924) y el estalinismo, ideología que sigue las ideas de Stalin. Ambos fueron revolucionarios bolcheviques, a diferencia de Trotsky que pertenecía a los mencheviques, más moderados que los bolcheviques, aunque en la Revolución Rusa de 1917, Trotsky ayudó a los bolcheviques a llegar al poder.

Trotsky y Lenin se conocieron en Londres, en 1902 y fueron los que llevaron adelante la Revolución de octubre de 1917, que llevó a los bolcheviques al poder, desempeñando Trotsky, cargos durante el gobierno leninista. Lenin lo nombró su sucesor, pero Stalin, autoritario y represivo, logró su objetivo, y lo expulsó primero del partido, y luego del país, en 1929, quedando como dirigente.

Entre los años 1918 y 1920, Trotsky estuvo al frente del victorioso Ejército Rojo, representando al flamante Partido Comunista ruso, que se enfrentó al Ejército Blanco, contrarrevolucionarios que trataban de restaurar el zarismo. en 1922 pudo consolidarse la URSS. Esto provocó el distanciamiento de Trotsky, en la Cuarta Internacional (1938) por estar en contra de la burocratización soviética.

El trotskismo, trata de que el comunismo, adquiera dimensiones universales, como lo expuso en su obra de 1930 titulada “La revolución permanente”; y no que se localice en un país, como pretendía Stalin. Trotsky evidenciaba la falta de industrialización de su país, y por eso debía extender la revolución a toda Europa. El poder debía estar en la clase trabajadora o proletaria, pero se necesitaba para que tomen definitivamente el poder, una fase de transición democrática. Pretende la rotación de cargos oponiéndose a los poderes ilimitados en el tiempo.

Sufrió la persecución estalinista, que lo trató de traidor, debido a las acusaciones de Trotsky hacia la III Internacional comunista, a la que calificó de contra revolucionaria; y debió exiliarse de la URSS. Luego de pasar por Turquía, por Francia y por Noruega, arribó a México. Fue objeto de un atentado del que sobrevivió, pero en 1940, fue asesinado por el español y espía ruso, Ramón Mercader, ejecución que cometió por orden de Stalin. Su muerte provocó el debilitamiento de la Cuarta Internacional, que se disolvió paulatinamente entre los años 1953 y 1963.

Si bien la ideología trotskista aún subsiste en muchos países, entre ellos, Argentina, España, Portugal, México, Uruguay, Bolivia, Venezuela, y Francia, expresándose a través de partidos alineados a la IV Internacional, que se fundó en 1938, no tiene ya la fuerza que tuvo.