Concepto de leninismo

Leninismo, añade el sufijo “ismo” en el sentido de doctrina, al sustantivo propio “Lenin”, apellido del líder marxista, impulsor de la Revolución Rusa de 1917, cuyo nombre completo era Vladímir Ilich Lenin, que derrocó al zarismo e impuso como gobierno un sistema comunista en Rusia, que luego pasaría a conformar la URSS. Su hermano había sido ejecutado durante el gobierno de los zares y eso lo impulsó, desde joven, a la lucha política.

Rusia había ingresado en la Primera Guerra Mundial durante el zarismo, régimen político que fue derrotado y se instaló un gobierno provisional. En este cambio de sistema político, Lenin, tuvo gran importancia.

Arribó a Rusia desde Suiza, donde dirigió el Iskra, periódico que difundía las ideas revolucionarias, y, al llegar, dio a conocer las llamadas Tesis de Abril, entre cuyas principales cuestiones trataba sobre hacer la paz con Alemania, redistribuir tierras, y pasar el poder a los sóviets, de las fábricas colectivizadas y minas. Sin embargo, Lenin, tuvo que huir a Finlandia, y organizó junto a Trostsky y Stalin la Revolución de Octubre, que derribó al gobierno Provisional, designándose por parte del Congreso de los Sóviets rusos, un gobierno revolucionario, presidido por Lenin.

Lenin, vivió entre los años 1870 y 1924, y son sus ideas las que integran la doctrina leninista, inscripta dentro del comunismo, que pretendía terminar con el sistema económico capitalista, para establecer una dictadura del proletariado (gobierno obrero ejercido a través de los sóviets o consejos de obreros). Tomó las ideas de Karl Marx (1818-1883) pero las reformuló, creando una corriente más rígida, conocida como marxismo-leninismo, adaptándolas al nuevo contexto histórico, ya que Marx pertenecía a una generación anterior, y el mundo capitalista presentaba en ese momento, una nueva realidad, ya que se había tornado global e imperialista, y no nacional, como Marx la había considerado.

Por otra parte, la conciencia de clase estaba más arraigada entre los obreros, lo que les permitiría agruparse para luchar juntos desde un Partido Comunista, que le daría sentido y coherencia a la acción. El partido debería estar formado por profesionales capaces de darlo todo por la revolución, contra un capitalismo que había que destruir.

Lenin fue bolchevique, que era el ala revolucionaria más radicalizada y sostuvo que la revolución se iniciaría en Rusia, pues en los estados capitalistas más poderosos encontraría la resistencia de la nueva aristocracia obrera, que se encontraba encarnada en los partidos socialdemócratas. Aunque iniciada en Rusia, y con la unión de otros países subdesarrollados, agrupados federativamente (la URSS) luego la revolución se realizaría en los países desarrollados, y éstos, a su vez, colaborarían para que los países con menor desarrollo pudieran implantar el socialismo.