Concepto de aglutinar

Aglutinar, es un verbo, regular, pronominal, y de primera conjugación, que nos llegó desde el latín “agglutināre”, que denota la acción de unir dos o más cosas, cohesionándolas. Puede aplicarse también a sujetos, a sentimientos o a ideas, cuando se logra juntarlos o amalgamarlos, en un todo armónico.

Se usa en varios ámbitos:

En pintura, un aglutinante, es el elemento que se usa para la unión de pigmentos, pues los retiene, sin que el pigmento se diluya en el aglutinante, y permite que se fije al soporte; por eso también se los conoce como medios adhesivos. El pigmento forma una película con el aglutinante, al suspenderse en él, y así se forma la pintura. Algunos aglutinantes son naturales, y extraídos de vegetales, como el aceite de linaza, la goma arábiga o la de cerezo; otros, son tomados de animales, como la caseína y la albúmina; y otros son sintéticos.

En los idiomas, se conoce como lengua o idioma aglutinante (no hay ninguna lengua que lo sea de modo exclusivo) al que permite formar palabras mediante la unión de monemas independientes. Las palabras se juntan formando una sola palabra o frase, conteniendo cada palabra múltiples morfemas (en general se le añaden, a una raíz fija, sufijos modificatorios o complementarios de su sentido). Cada morfema posee un significado único y está claramente delimitado. Un ejemplo es la lengua japonesa, donde si tomamos la expresión “omoshirokunakatta”, que significa que “algo no fue interesante”; vemos que se compone por el adjetivo “omoshiro” (interesante) “kuna” (que implica negación) y “katta” (que denota el tiempo pasado del verbo). Otras lenguas que se consideran aglutinantes, son el guaraní, el turco, el aimara y el quechua, entre otras.

En Gastronomía, aglutinar los ingredientes de una preparación, permite armar una masa de consistencia uniforme, por ejemplo: “Quiero hacer una tortilla de papas, y usaré dos huevos para aglutinar” o “Como soy vegana uso en mis recetas, semillas de chía o de lino molidas, como aglutinantes”.

En Medicina, designa el hecho de mantener el contacto entre tejidos, uniéndolos con algún apósito.

En el plano ideológico, pueden aglutinarse pensamientos similares, para ensamblarlos en uno más completo.

En Sociología, puede usarse, por ejemplo, cuando las personas se unen para tener más fuerza en la consecución de sus fines, por ejemplo: “Los trabajadores se aglutinaron en sindicatos, a partir del siglo XIX, para poder reclamar, con más energía y poder, sus derechos laborales”.