Concepto de aparte

La palabra aparte, se forma con los siguientes términos latinos: la preposición “ad” = “a”, y “partis” que significa, “parte”. Aparte, es alguien o algo, que puede ser un individuo, un sitio o un hecho o situación que está separado del resto de elementos, con los que tiene relación y debería estar unido o cercano. Lo que está aparte, está a cierta distancia, que puede ser poca o mucha, según los casos.

Ejemplos de uso: “Puse el frasco de galletitas en un estante aparte de los demás, a mayor altura, para que mi pequeño hijo no pueda alcanzarlo”, “La maestra nos pidió que hagamos la nueva tarea en una hoja aparte del resto de las actividades, así ella se la puede llevar para corregir”, “Tengo una habitación aparte, en el fondo de mi casa, con baño privado, para recibir visitas”, “En la fiesta, mi primo me llamó aparte del resto de la gente, para contarme un secreto”, “Haré, comida aparte, de la que haga para mis hijos, para guardar y llevarla a mi madre, que está enferma” o “Aparte de todo el trabajo que tuvimos hoy en el hospital con la llegada de muchos heridos a causa de un accidente de tránsito, también ingresaron personas que habían sido víctimas de un asalto, así que fue un día muy ajetreado”.

En Literatura y en Teatro, se denomina aparte, a aquel recurso, donde uno de los personajes, habla consigo mismo, en voz alta, para que solo lo escuchen los lectores o espectadores, sin que se enteren el resto de los personajes, con el fin de hacerles saber comentarios o aclaraciones sobre ciertos hechos, o darles una opinión sobre lo que está aconteciendo en la obra. En algunas ocasiones, puede estar dirigido a otro personaje, pero siempre excluyendo a varios, que quedan al margen de lo que se ha expuesto, aunque puedan estar presentes en la escena.

El aparte se distingue del monólogo porque es corto, y la reflexión es para otros (público o compañero de aventuras). En el monólogo, la reflexión, si bien se da a conocer al público, no establece esa complicidad, porque no está dirigida especialmente a él.

En Gramática, existe un signo de puntuación que es el punto y aparte. Se usa en un texto, para separar párrafos, que contienen diferencias de razonamientos, ideas ligeramente diferenciadas, dentro del tema que se está abordando. Luego del punto y aparte, se debe usar un nuevo renglón en la hoja, y dejar sangría para iniciar la nueva oración, cuya primera palabra debe comenzar con letra mayúscula.