Concepto de circulación

La palabra circulación es la acción y el resultado del verbo circular, del latín “circulare”, en el sentido de moverse o trasladarse de un sitio a otro.

La circulación lleva implícita la idea de movimiento. Por ejemplo, cuando decimos que hay mucha circulación de vehículos o de personas por alguna vía de tránsito, estamos diciendo que rodados o seres humanos se desplazan masivamente por allí. Por el contrario, la circulación será escasa, si hay pocas cosas o personas moviéndose allí. Hay casos en que se restringe legalmente la circulación por algún camino, por varios motivos, por ejemplo, por estar en mal estado, por existir un evento público, un accidente o un corte con motivo de reclamos sociales.

Ejemplos de uso: “Voy a esperar para salir a la ruta de vacaciones, pues a esta hora, habrá una gran circulación, ya que mucha gente empieza su receso también”, “Hubo una colisión entre dos camiones y eso afectó la circulación, ya que quedaron ambos vehículos en medio de la autopista” o “Se impedirá la circulación, mañana, por el camino que hará el mandatario extranjero que visitará nuestro país”.

La libre circulación por el territorio de un país, es un derecho consagrado, por el artículo 13 de la Declaración Universal de Derechos Humanos. Según el Pacto Internacional de Derechos Civiles y políticos, este derecho solo puede restringirse por razones graves.

También puede tratarse de información, el objeto de circulación; lo que en la actualidad se produce de modo muy ágil, gracias a los nuevos medios masivos de comunicación, especialmente, Internet.

Otras cosas que pueden circular, son los virus y bacterias que se propagan de un individuo a otro, enfermándolos por contagio.

Con respecto a la sangre, ésta circula, en las personas y otros animales mamíferos, gracias a la acción del corazón, que produce un movimiento constante, impulsándola a través de los vasos sanguíneos por todo el organismo. En su sector derecho, el corazón conduce la sangre pobre en oxígeno, por medio de la arteria pulmonar, hasta los pulmones, con la finalidad que se oxigene; y la parte izquierda lleva esa sangre, ya oxigenada, a los tejidos, valiéndose de la arteria aorta y sus ramificaciones.

La circulación linfática es una red vascular por donde se trasladan líquidos corporales, con el fin de limpiar el cuerpo y aumentar sus defensas. El torrente sanguíneo expulsa líquido, la linfa, de tono claro, con muchos lípidos y pocas proteínas, el que se filtra a través de los ganglios linfáticos. Esto permite la erradicación de células malignas, bacterias y otras sustancias nocivas, para ser nuevamente transportado ese líquido, ahora limpio, hacia el corazón, a través de los vasos linfáticos.

Buscar otro concepto