Concepto de frondoso

Frondoso es un adjetivo que procede en su etimología del latín “frondosus”, término integrado por “frondis” en el sentido de follaje, más el sufijo de abundancia, “oso”. Se aplica especialmente a los árboles, cuando tienen muchas ramas, provistas de hojas, o a la vegetación en general, cuando es muy tupida, por ejemplo: “En mi jardín tengo un árbol frondoso que me da una hermosa sombra” o “El frondoso bosque estaba tapizado de hierbas verdes”.

Los árboles, son esenciales para la vida; renuevan el aire, proporcionan sombra, y algunos brindan utilidad extra con el aprovechamiento de sus maderas y frutos. Entre los árboles más frondosos, y que por ello dan sombra, podemos mencionar al jacarandá (usado como árbol ornamental en plazas y parques y de gran porte) la morera (sus hojas alimentan a los gusanos de seda) el olmo (cuya corteza sirve para fabricar tinturas) el paraíso y el álamo (usado ambos para decoración) el pino australiano (empleado como cortina forestal) el nogal (árbol frutal) el fresno (su madera dura y elástica se usa para hacer mangos de utensilios, arcos, etcétera) entre otros.

Por extensión, se dice de algo que es frondoso cuando es abundante, por ejemplo, cuando un escritor, un pintor u otro artista, tiene muchas obras publicadas o realizadas se dice que ha tenido en su vida una producción frondosa o prolífica.

En el caso de los delincuentes, cuando tienen muchos antecedentes de delitos, se habla de frondoso prontuario: “Fue detenido el delincuente, que fue procesado como reincidente, teniendo en su haber un frondoso prontuario que se inició cuando era apenas un adolescente”.

Frondoso es también uno de los personajes principales (de oficio labrador, enamorado de Laurencia, quien también es objeto del deseo del Comendador, tirano, mujeriego y arrogante, pero ella prefiere a Frondoso) del libro del dramaturgo español, Lope de Vega, titulado “Fuenteovejuna”.