Concepto de imperfecto

La palabra imperfecto se integra con los siguientes términos tomados de la lengua latina: el prefijo de negación o privación “in”, y el adjetivo “perfectus” en el sentido de “perfecto”, “completo” o “acabado”.

Lo que es imperfecto carece de perfección, pudiendo estar incompleto, viciado o defectuoso. La perfección es un ideal, que en la religión solo sería atributo de Dios, siendo lo creado siempre imperfecto, y para la filosofía platónica inexistente la perfección en el mundo sensible, y solo susceptible de hallarse en el mundo de las ideas.

Es por ello que todos los humanos somos imperfectos, como también lo son, los animales, las plantas y las cosas que nos rodean. Sin embargo, llevados por el ideal de lo perfecto, todos somos perfectibles; y eso hace que existan cosas y seres menos imperfectos que otros, ejemplos: “Sé que soy imperfecto, pero trato de trabajar sobre mis defectos para ser mejor cada día”, “Mi pintura salió imperfecta pues me falta practicar mucho todavía, pero estoy seguro que con el tiempo, las imperfecciones serán cada vez menores” o “La vida es imperfecta, pero tiene cosas tan lindas que vale la pena disfrutarla”.

En la lengua española, existe un tiempo verbal del Modo Indicativo, llamado Pretérito Imperfecto, que expresa acciones pasadas sin determinación de inicio y fin, que se prolongan temporalmente. Las terminaciones verbales cambian de “ar” a “aba” “abas”, “ábamos”, “ábais” o “aban”, según la persona; y en las terminaciones verbales “er” e “ir”, por “ía”, ías, “íamos”, íais” o “ían”, por ejemplo: “Yo amaba esa canción”, Tú corrías hacia la playa” o “Nosotros reíamos con ganas”.

El Futuro Imperfecto expresa acciones que sucederán en el futuro, relacionadas con el presente: “Mañana partiré hacia Europa” o también para enunciar supuestos o posibilidades: “Creo que pensaré otra solución” o “No sé dónde buscaré otro lugar para vivir”.

En el Cine, podemos nombrar, por ejemplo, las siguientes películas, en cuyos títulos figura el término que nos ocupa: “Crimen Imperfecto”, es una película española de 1970, de género comedia humorística, dirigida por Fernando Fernán Gómez, que trata de dos detectives ocupados en desentrañar el robo a una empresa, donde también aparecerán asesinatos y mentiras; y “El Amor Imperfecto” película dramática, del año 2002, de coproducción española e italiana, dirigida por Giovanni Davide Maderna. Su argumento trata de una pareja pasando la difícil situación del nacimiento de un hijo al que le diagnostican pocos días de vida, y cuyo padre aparece como sospechoso de violación, de una mujer que se ha suicidado.